SUSPIROS EN LA CERCA, de María Laura Guevara

Maria Laura Guevara

14x20, 112 pag.

Poesía (2010).

COMENTARIO EN CONTRATAPA DE Andrés Utello:

La poesía es una forma de vivir en este mundo, una manera de nombrar y de pintar aquello que queremos rescatar para siempre. Ese es el hallazgo de María Laura Guevara, construir un hecho literario con su pueblo, llevarlo a nuestra imaginación y elevarlo a la categoría del recuerdo. Sonidos del monte, palabras que se escuchan más allá de la tarde, la posibilidad de abandonar el dolor en la memoria y cantarle a la vida con los ojos abiertos.

Andrés Utello

———

María Laura Guevara nació y vive en San Marcos Sierras.
Editó “San Marcos Sierras del ayer y “Cuentos para leer en San Marcos”.
Tiene en preparación dos libros: la novela “Magdala”, de próxima
aparición, y “San Marcos Sierras del ayer”, Tomo II.
Es miembro activo de la SADE Córdoba. Parte de su obra se encuentra en diversas antologías.

 

PRÓLOGO de la autora:

Llueve intensamente en “El Rincón” en San Marcos Sierras, podría decir que diluvia y acabo de hacer la última poesía para este libro que, precisamente, se refiere a la lluvia, junto a otras que hice en un cierto tiempo.  Podría decir que escribo estas palabras en un día en que cae, lo que para este pueblo es una bendición del cielo, ojalá este libro sea bendecido.
Alguien cuando escribe, muchas veces no se da cuenta de lo que escribe.  Repasando, percibo que he dejado en ellas, parte de mi misma.  Mis recuerdos, mis horas de duelo, mi soledad y toda la alegría de ser hija de este pueblo y haber vivido sus estaciones tal como son hermosas, cargadas de un cierto misterio, como aquel viento norte “que trae ondas    que decaen”  o el crepúsculo de ese “invierno” cargado de una paz absoluta que sólo aquí, se puede encontrar.  No quedan atrás la sierra y la quebrada como telón de fondo en las noches de Verano, de aquellos veranos, con rumor a mar de los maizales, y el perfume de la fruta de las chacras cercanas, cuando la familia campesina era un festival de armonía.  Está a la vista, no he podido escapar del pasado.
Toda mi esencia, que es esta naturaleza que me rodea, lo que me ha impresionado vivamente: desencuentros, desilusiones, sueños inalcanzables, historias que me contaron, han quedado reflejados en mis versos.  Los acápites son dedicados al lector.  Una recreación en fragmentos de la inspiración de muy buenos poetas y pensadores contemporáneos hasta los que vivieron antes de la Era Cristiana.
“Un volumen de versos no es otra cosa que una sucesión de ejercicios mágicos.  El modesto hechicero hace lo que puede con sus modestos medios” escribió Jorge Luis Borges.  Esto es lo que ha sucedido.  Por eso, humildemente, me atrevo a editar este libro.

María  Laura Guevara – Abril / 2010.

COMO SI FUERA EL ALBA, de Zulema De Artola

Como si fuera el alba

14x20, 60 pag.

Poesía (2009).

COMENTARIO EN CONTRATAPA por Jorge Ariel Madrazo:

“Los mortales lo son, en tanto son lenguaje. Por ello, siempre
hay un canto en esta tierra de penuria…”
El aserto de Heidegger pide que tal canto sea fiel al alma del
cantor. Y la palabra poética de Zulema De Artola ha sido
siempre fiel a sí misma, desde un hondo lirismo.
Si en el poemario «Espejismo», de 1998, clamaba con sabia
contención: “¿Quién te oiría si gritaras / desde tu desnudez?”,
ahora vuelve a admirarnos esta valiente subjetividad que
también se vuelca al entorno y lo mira de frente.Surgen así
las audaces imágenes de un sobrio desencanto, en ocasiones acre
pero que jamás cae en diatriba. Y se adivinan unas promisorias
“gotas de sol abriendo mis párpados”.
La poesía de Zulema, naciendo desde adentro hacia fuera, nos
brinda hoy nuevas y delicadísimas flores; los seres de la naturaleza
y de la cotidianeidad son acogidos con ternura y rebeldía.
Si bien retornan los espejos rotos, y los mentirosos disfraces, y las
hojas muertas, y las ausencias, y un agua provocadora de sed (“No
soy perra y ladro”, clama en entrañable hallazgo poético), la poeta
sabe cobijar la esperanza. Sus “garras lastimadas” se aferran al Sol;
luego, “con hilos invisibles / bordo las más bellas palabras en el
tiempo”. Verdad y Belleza unidas, como quería Emily Dickinson.

Jorge Ariel Madrazo

LE MIE FOGLIE AL VENTO, de Elda Argentina Zambon

Le mie foglie al vento

14x20, 128 pag.

Libro de poemas en italiano (2009).

TRÍADAS, de Claudio Simiz

Claudio Simiz

14x20, 52 pag.

Poesía (2009).

Claudio Simiz (1960) ha publicado siete poemarios. Ha obtenido por su obra poética premios en el país y el exterior (premios de la UBA, Univ. Nacional del Sur, Faja de Honor SADE, Internacional “Aquario”, entre otros); también recibió distinciones como narrador. Ha sido traducido al guaraní, portugués e inglés y colabora en numerosas publicaciones literarias y académicas del país y el exterior.
Como docente e investigador dicta cursos y conferencias sobre poesía regional argentina en centros culturales y universidades, y ha brindado recitales de poesía en varias provincias.
runasimiz@yahoo.com.ar

EL COLOR DEL VÉRTIGO, de Nélida Delbonis

El color del vértigo

14x20, 64 pag.

Relatos (2003).