EUFONÍA, Antología Poética

14x20, 80 pag.

Poesía (2009).

Leyenda Editorial: SADE Oeste Bonaerense.

INTERVIENEN:

Norberto Alessio, Susana Álvarez, Gabriela Antón, Manuel Asorey, Rubén Balseiro, Pedro Bidegain, María Angélica Cabanillas, Jorgelina Caial, Carlos Carbone, Nélida Carpinetti, Haydeé Cimadoro, Alba Correa Escandell, Juan De Biase, María Amelia Diaz, Elsa Fenoglio, Olga Ferraguti, Constancia Fioti, Élida Franco, Ernestina Gallo, Ana María García, Irma Garone, Elsa Gervasi, Lilia Goldberg, Irma González, Estela Herrera, Jorge Hirsch, Osvaldo Hueso, Nélida Jurado, Zahira Kezelman, Carlos Kuraiem, Susana Lamaison, Ada Lerner, María Teresa Lo Gioco, Jorge Luis López Aguilar, Pablo Marrero, José Martínez-Bargiela, Graciela Mena, Lía Miersch, Osvaldo Milano Arrieta, Herminio Milovich, Juan Carlos Molinuevo, Silvia Montilla, Juan Alberto Núñez, Elvira Otero, José Antonio Panizzi, Alicia Paulucci, Norma Pazos, María Luisa Peña, Raúl Pérez Arias, Jorge Pintos, Alberto Luis Ponzo, Rosa Rey, Ricardo Rubio, Ana María Scagnetti, Bernabé Sosa, Boris Stoyanoff, Roberto Taberner, Juan-Jacobo Bajarlía, Norberto Corti, Ester de Izaguirre, Eugenio Mandrini, Graciela Maturo, Carlos Pensa, Enrique Sandri, Marcos Silber y Andrés Utello.

Publicado en Ada Inés Lerner, Alba C. Escandell, Alberto Luis Ponzo, Alicia Paulucci, Ana María García, Ana María Scagnetti, Andrés Utello, Élida Franco, Bernabe Sosa, Boris Stoyanoff, Carlos Kuraiem, Carlos N. Carbone, Carlos Pensa, Constancia Fioti, Elsa Fenoglio, Elsa Gervasi, Elvira Otero, Enrique Sandri, Estela Herrera, Ester de Izaguirre, Eugenio Mandrini, Gabriela Antón, Graciela Maturo, Graciela Menna, Haydeé Cimadoro, Herminio Milovich, Irma Garone, Irma González, Jorge Hirsch, Jorge López Aguilar, Jorge Pintos, Jorgelina Caial, José Antonio Panizzi, José Martínez-Bargiela, Juan Alberto Núñez, Juan Carlos Molinuevo, Juan De Biase, Juan-Jacobo Bajarlía, Lía Miersch, Lilia Goldberg, Manuel Asorey, María Amelia Díaz, María Angélica Cabanillas, María Luisa Peña, María T. Lo Gioco, Marcos Silber, Nélida Carpineti, Nélida Jurado, Norberto Alessio, Norberto Corti, Norma Pazos, Olga Ferraguti, Osvaldo Hueso, Osvaldo M. Arrieta, Pablo Marrero, Pedro Bidegain, Raul P. Arias, Ricardo Rubio, Roberto Taberner, Rosa Rey, Rubén Balseiro, Silvia Montilla, Susana Álvarez, Susana Lamaison, Zahira Kezelman. Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Leave a Comment »

POEMAS INCOMPLETOS, de Constantino Mpolás Andreadis

11x17, 64 pag.

Poesía (2006).

Leyenda editorial: Sagital

CONSTANTINO MPOLÁS ANDREADIS

por Carlos Alberto Débole

La poesía es siempre descubrimiento. Da a luz lo oculto de las cosas, traspone la frontera del ojo, la morada de lo concebible, el arpa resonante del idioma. Pone, por un milagro de iluminación, sentido mágico a lo cotidiano. La realidad, enunciada por las palabras, adquiere dualidad, o sea significación directa, más sugerencia emanada del soplo sorpresivo. La primera, subordinada o anulada por la segunda. Su resultado es celebratorio y misterioso. ¿Ser poeta es acaso casualidad?, pienso mejor en un mandato del espíritu, y justamente de un joven, cuyo espíritu está marcado con destino poético, de congénita rebeldía sublimada y positivo talento, es que escribimos estas breves líneas de presentación.
Constantino Mpolás Andreadis, co-director de la revista “Punto Omega”, aún no tiene impreso libro, pero su futuro, contenido en este presente, aseguran su nombre contra el olvido. Amor por la poesía, ingenio y humor, caracterizan sus poemas y este amor, esta vocaciómn irrenunciable, con la fidelidad de lo apasionante, da existencia real a ese mundo subconciente, a esa especulación oculta que las palabras, ordenadas según una concepción sin preceptivas, acometidas de aventura, abstraídas de la prosa, como un cristal multifacético, se brindan con la colorida dinámica del discurrir “tocado” por la creación.

(Publicado en “Cormorán y Delfín” –año 6 / viaje 19-,
revista dirigida por Ariel Canzani D.)

SAN MARCOS SIERRAS DEL AYER, de María Laura Guevara

14x20, 316 pag.

Cuentos (2006).

Nota:

María Laura Guevara nació en San Marcos Sierras, provincia de Córdoba, en un marco natural que caracteriza la presente obra. Este es su primer libro de relatos, tiene en preparación su primer poemario.

Cuando el lector abra las páginas de este libro, ellas verán la luz, serán como los montes, los pájaros, la gente de mi pueblo cuando en cada amanecer el sol les anuncia un nuevo día. Será día de hacer surcos con el arado en la tierra y de sembrar las semillas que serán festival de espigas, arriar la majada por la sierra agreste o apacentar los bovinos en la verde alfalfa. A cuestas, alegrías y tristezas, el apuro y la esperanza a flor de piel. Los vecinos de la villa serán los que juzguen esta obra escrita con todo el amor a la tierra de mis ancestros. Nacida en este suelo y habiendo crecido entre sus hombres y mujeres, intento relatar la vida del San Marcos de Ayer como yo lo viví o como me lo contaron mis antepasados. Las leyendas forman parte de nuestra vida. En realidad, todo San Marcos es una leyenda. Por eso, este libro fue posible.

CUADERNO CARMÍN DE POESÍA Nº 12, Revista Literaria

16x22, 28 pag.

Revista Literaria dirigida por Eduardo Dalter (Otoño, 1999).

 

CONSIDERANDO EN FRÍO Nº 1. Revista de Apostillas Literarias

 

14x20, 16 pag.

 

Revista Literaria (Nº 1 – Junio, 2002).

Notas:

Introducción al microrrelato, por Enrique Anderson Imbert; Buenos Aires, por Rafael Barret; La escritura del insecto, por Daniel Battilana; Roberto Di Pasquale y Las Alusiones, por Ricardo Rubio; Jorge Luis Borges por Federico Fellini; “En el museo de adentro”, poema de Luis Benítez.

Directores: Ricardo Rubio y Daniel Battilana.

LAS ALUSIONES, de Roberto Di Pasquale

14x20, 140 pag.

Poesía (Tercera edición, 1999).

Prólogo de Phillipe Delaveau.

Arte de tapa: Antonio Seguí.

——————————————DOS POEMAS:

1

¿Me miras a los ojos, Destino? ¿Me preguntas?
¿Quieres saber la muerte de los días futuros
y adivinar la muerte de la noche en mis ojos?
Tal vez, ya que los miras,
descubras más adentro el mundo que olvidaron.
Mundo que amabas tanto. Según lo prometías
cuando el último sueño caía como un himno
sobre el niño aterrado, Destino, entre las sombras.

Verás antiguos nombres que perdió la memoria.
Los rostros olvidados de la dicha o el llanto,
lo que ahora es silencio. Lo que tiembla en mi mano.
El mundo que he perdido y transita en el tiempo.
Tal vez, porque lo amabas, quisieras recobrarlo.
Pero es cielo dormido sobre las aguas quietas.

2

¿Si de pronto —nacida de un relámpago
o de una flor— comenzara la revelación
de la infancia?
El pudor de algún gesto encubriendo el deseo.
La última respiración en la noche,
y la taciturna ansiedad de la carne.
Aquel lenguaje de lemas y sentencias
definiendo la patria, la castidad, lo eterno.

Los sabores fugaces, lo que ya no recuerdo,
las manos, la mirada, las sombras de mi cuarto.

Tal vez ya no comprenda la verdad de mi nombre.
Tal vez como una lágrima
avanza por los jugos de la tierra
destruyéndose en la mano de mi abuela
o la mirada vacía de su esposo.
Tal vez resida lejos, muy adentro de mí.

Si de pronto aquel niño consintiera en volver.
Aunque yo lo destruya mirándolo tristemente
y su retorno sea un nuevo dolor
para sus ojos y sus manos,
aunque llegara aterrado
de sentirse más solo, más niño ante la muerte
que con tanto amor le ofrezco.
Si de pronto volviera y nombrándome
revelara la noche.

No ambiciono el misterio.
Pero hace mucho tiempo
que quisiera entenderme.
Aparte los extraños: médico y sacerdote.
A solas con el mundo
esfera que no tiene un eje imaginario.
El eje son mis vértebras
y alrededor estrellas
el páncreas y los trenes,
el sol de las veredas, la palma de esta mano.

Al nacer
he lanzado una piedra
al cristal de mi pecho.
Y rota la vidriera,
se confunde el paisaje poblado por mi sangre.
De noche lo respiro como un latido inmenso
y ruidos interiores propagan la distancia
de este sonar de estrellas que alumbra mis entrañas.

Aquí
en estas pupilas que nunca despertaron
tengo grabado un mapa de ríos y fragancias.
La fronda de los gestos que incendiaron las horas
como una cinta pasa de colores perdidos
removiendo el misterio
crecido de fragmentos de olvidos que regresan.

UN FINAL PARA WAKEFIELD Y OTROS TEXTOS, Antología

14x20, 108 pag.

Antología de narrativa y poesía (2009) del Taller Literario Municipal de Morón “Autores Argentinos” que coordina María Amelia Díaz.

Participan: Marina Alberto, Amelia Auvet, María de las Mercedes Bayardi, Pedro Bidegain, María Angélica Cabanillas, Jorgelina Caial, Yolanda Cosentino, Olga Ferraguti, Constancias Fioti, Irma Gallegos, Irma Garone, Lilia Goldberg, Martha López, Ada Inés Lerner, Laura Noemí Martín, Patricia Marvisi, Norma Pazos, Bernabé Sosa y Roberto Taberner.

CUENTOS PARA LEER EN SAN MARCOS, de María Laura Guevara

14x20, 116 pag.

Narrativa (2008).

Arte de tapa: “Río San Marcos” – Fot. de María Laura Guevara.

 PRÓLOGO, por la Lic. Elena Garzón

La globalización, como fenómeno irreversible para la humanidad, señala la necesidad de reflexionar sobre la problemática de la condición humana, para postular una concepción ética de la literatura, en la que la imaginación y la creatividad del escritor permitan realizar un replanteo insoslayable de las pautas y valores, para refundar un universo donde la Fe, la libertad, la verdad y el amor constituyan los instrumentos esenciales que convoquen al lector a concebir la idea de que un mundo mejor es posible si la palabra es una referencia al cielo, a la belleza, a la esperanza y no al infierno, en formas simbólicas donde persista la mirada de la verdad y la supremacía del espíritu como fundamento de la creación individual.
El pecado se define como “una palabra, un acto o un deseo contrario a la ley divina”.
La noción de pecado se vincula con esa palabra -otra- que se opone a la ley; lenguaje figurado, metafórico, que mostrará otro poder, opaco, “extraño” de la realidad que pretende referir.
El pecado refleja el vicio; en el plano discursivo, el vicio se vincula con el mecanismo metafórico, “oculto”, que se transmite y que pone en evidencia las figuras.
Además, la presentación de los pecados capitales confiere al texto la noción de proliferación (semántica y sintáctica), porque los pecados capitales son considerados como generadores de los otros pecados, los otros vicios. De este modo, parece explicar el planteo expansivo presente en esta obra, como una invitación al ejercicio de una conducta virtuosa.
Tal es el desafío que María Laura Guevara, en este segundo libro, aporta a la cultura. Lo hace desde la riqueza de sus valores y el respeto por las normas éticas y morales, la expresión narrativa con sus cuentos, de la actividad humanística que rige su vocación literaria, su vida y sus sueños.

                                                                                                                                                          Lic. Elena Garzón

PICTÓRICA, de Rolando Revagliatti

14x20, 44 pag.

Poesía (2011).

Diseño integral: Mirta Dans.

Arte de tapa, contratapa y prólogo del libro: Juan Eugenio Rodríguez.

PRÓLOGO de Juan Eugenio Rodríguez
Vivir en el incendio que resta, un movimiento de apertura. Ir al encuentro de una mujer conmovedora sentada frente a mí que me nombra.

La voz poética, es esa otra voz en la muchacha de los bulevares del desnudo rojo,

en las nueve ninfas que danzan en el parnaso, en las meretrices del salón, la voz del poeta invocando a la Virgen de la Escala bella, bellísima y reímos juntos mientras la magia se pinta de blanco desnudo saltando corriendo, asaltando el blanco desnudo. Reímos. Me detengo y digo,

¡yo ya estuve aquí!

Sombreros y bonetes, estrellitas erectas, franjitas erectas, Labios o peces de los arrabales, entonces sólo lo ajeno, lo extraño, me es posible.

Ella sigue allí, mujer conmovedora sentada frente a mí, un seno rubio despierto

frente a mí. En mí como sed, como otredad, como deseo. Abres mis ojos, espíritu que no vives en ninguna forma. Reinas en el silencio donde arden todas las formas.

Vivir
en el incendio
que resta

un artificio ante la fatalidad irremediable, un acto poético.

Pictórica

palabra en busca de la palabra.

                                                                                                                           Juan Eugenio Rodríguez

Rolando Revagliatti, Jorge Luis Estrella, Juan Eugenio Rodríguez y Eleonora D'Alvia

 

 

 

Primera solapa del libro con noticia del autor, actualizada a la fecha:

Rolando Revagliatti nació el 14 de abril de 1945 en Buenos Aires, ciudad en la que reside, la Argentina. Poemarios publicados sólo en soportes electrónicos: “Ojalá que te pise un tranvía llamado Deseo”, “Infamélica”, “Viene junto con”, “Habría de abrir”. Libros publicados en soporte papel: “Las piezas de un teatro” (dramaturgia), “Historietas del amor”, “Muestra en prosa” (cuentos, relatos, micro-relatos), “Obras completas en verso hasta acá”, “De mi mayor estigma (si mal no me equivoco):”, “Trompifai”, “Fundido encadenado”, “Tomavistas”, “Picado contrapicado”, “Leo y escribo”, “Ripio”, “Desecho e izquierdo”, “Propaga”, “Ardua”, “Pictórica”, “Sopita”, “Corona de calor”, “Del franelero popular” (poesía). Con selección y prólogo de Eduardo Dalter apareció en 2009 el volumen “Revagliatti – Antología Poética”. Toda su obra cuenta con ediciones electrónicas, algunas bilingües, disponibles gratuitamente en http://www.revagliatti.net, donde se albergan cientos de fotografías de escritores argentinos contempo-ráneos, un alto número de archivos de audio y videos, ediciones-e  multilingües, etc. Sus 185 produc-ciones en video, debidamente diseñadas y editadas por diversos colaboradores, se hallan en http://www.youtube.com/rolandorevagliatti