NUEVA PRESENTACIÓN DE “HERO – CARMINA”, poemario de Ricardo Rubio

Anuncios

HERO – CARMINA, poemas al héroe de todos los días (Ventana de Jorge Maxit)

Alfredo Jorge Maxit

(Ventana de Alfredo Jorge Maxit)

POEMAS AL HÉROE DE TODOS LOS DÍAS (HERO – CARMINA),

AL HOMBRE COMÚN, es el último libro del poeta, novelista, dramaturgo, traductor, Ricardo Rubio. Su autor ha ido ensanchado su mundo poético al tomar contacto con autores y países del mundo. Les transcribo el poema introductorio de Hero – Carmina y un comentario de Amadeo Gravino sobre el mismo.

.
Liminar

Hero – Carmina

El niño despierta al mundo cuando advierte la destreza.
Deshoja lanzas y arquería de fresno,
trepa al paraíso y recorta horquetas para llegar más lejos.
Poco a poco domina el arte de las piedras,
da filo a las espadas de palo y pratica la alegría.
Luego llegan las mañanas del alfabeto:
las líneas cruzan el papel y el lápiz cristaliza la memoria.
El artificio de esa magia llena el espacio,
da cuenta de realidades tan lejanas como baldías,
toma la voz de un mapa y ordena letras más allá del silencio.
A veces los dedos cierran las vocales y abren la desdicha;
otras veces, el dolor en punto de la noche siembra un velo en la razón.
Tiznado entre la inercia y los sueños
el héroe empieza a vivir jugando al desenlace.

Comentario de Amadeo Gravino.

“Hero – Carmina abre con una frase muy significativa de Thomas Carlyle: Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate…
Esta cita de Carlyle, sumada a una nota liminar aclaratoria de Rubio, nos hacen notar que la intención del poeta será referirse al héroe de todos los días, a las permanentes batallas libradas en su devenir por el héroe de todos los días, es decir el hombre común.
Y lo hace apelando directamente a la poesía épica clásica, apelando a las estructuras formales de la canción de gesta tradicional, para mostrarnos en detalle las peripecias de esas batallas diarias de los seres anónimos que pueblan el mundo enloquecido que nos toca padecer.
Este es un trabajo serio que se va desarrollando sin trabas, con naturalidad desde el niño, sus primeras sensaciones, sus sueños, sus mitos iniciales, hacia el incierto futuro que lo va envolviendo (¿lo va hundiendo?) en el tiempo posterior que lo llenará de desconcierto, fracasos y frustraciones.
Quiero hacer notar que resulta muy apropiada la riqueza de lenguaje épico y también la secuencia rítmica empleadas a lo largo de los distintos pasajes de la obra, ambas también densas y contundentes hasta el punto de lograr la plena identificación emocional del lector”.

Acerca de Hero Carmina, de Ricardo Rubio, por Susana Lamaison

Hero – Carmina

Acerca de Hero Carmina, de Ricardo Rubio, por Susana Lamaison

  Los verdaderos héroes de la historia ofrecieron la mano, la palabra…
RR

Entendemos por héroe al principal personaje masculino que protagoniza una obra literaria. El término tiene connotaciones de virtud y honor.

Dice Carl Jung en El hombre y sus símbolos que el mito del héroe es el más común y mejor conocido del mundo. Lo encontramos en Grecia y Roma, en la Edad Media, en el lejano Oriente, y entre las comunidades originarias y tribus contemporáneas. Lo mismo Ulises que Eneas, Sanson que David, el Campeador que Rolando, Sigfrido que el Rey Arturo, Sandokan que Tarzan, el Zorro que Popeye, los tres Mosqueteros que Batman, Rambo que el Inca Atahualpa.
Representan a su cultura de origen y suelen estar dotados de condiciones extraordinarias, desde el momento de su nacimiento y aún desde su concepción, con las que responden a las necesidades de su medio, tiempo y circunstancias. Son exactamente lo que se espera y necesita de ellos. No siempre son imaginarios o fantásticos, los hay reales y cotidianos. La historia los ha dejado en un lugar de privilegio y, en ocasiones, también, los ha olvidado. Pueden variar los detalles de sus costumbres, vestiduras, armas, recursos, pero su esencia y su estructura psíquica no varían. Saben de sacrificios y de privaciones, caen y se levantan, no cejan en sus intentos de alcanzar el ideal, son admirados, seguidos y también son traicionados. La muerte los heroiza aún más y pueden, en los casos más asombrosos, vencer después de muertos como el Cid del Ciclo de Romances.

Susana Lamaison

El héroe tiene fortalezas y debilidades, y crece a través de la superación de cada una de ellas, con ayuda de otros o sin ella. A veces hace entrega de su ser a la Corona, al Estado, a un pueblo, a la amada o a una causa revolucionaria y por ellos vive, sangra y muere. “El héroe no sería héroe si la muerte lo aterrorizara”, dice Campbell. Esta es su última partida…

“Los creadores de la leyenda raras veces se han contentado al considerar a los grandes héroes del mundo como meros seres humanos que traspasaron los horizontes que limitan a sus hermanos, y regresaron con los dones que solo puede encontrar un hombre con fe y valor tales. Toda la vida del héroe se muestra como un conjunto de maravillas con la gran aventura central como culminación.” (De El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito, Joseph Campbell).

En la modernidad, donde “Muertos están los dioses…” (Así hablaba Zaratustra, Nietzsche), podríamos sospechar que muertos están los héroes y que ya no existe la sociedad a la que dioses y héroes daban soporte. Se deja a un lado así al Héroe de vivir la vida que nos toca, simplemente… ¿Qué mayor heroicidad?

HÉROE es el que enfrenta el día a día, el que emprende la dura tarea de crecer, el que se somete a un régimen con el que no acuerda, el que lucha anónimamente por su causa, el que defiende sus ideales, el que arriesga su vida por el prójimo, el que pasa necesidad y comparte lo que tiene, el que sufre y padece y no se doblega, el que elige morir antes que corromperse o claudicar con su propósito. Héroe es el que batalla en la guerra de todos los días. El que sale de su casa, se expone al medio que no siempre es favorable, acepta las adversidades de vivir a solas o en comunidad, sostiene su hogar, protege a su familia, defiende su fe o sus convicciones, sabe también de represiones, persecuciones y ostracismos. No necesariamente proezas físicas ocupan al héroe, también las espirituales o las que imponen el silencio y la discreción.

Aquel que se ha atrevido a escuchar la llamada interior, ha conocido las asechanzas y peligros y, también, la soledad que la aventura implica. El que no se pierde en los laberintos externos e internos porque tiene fuerza interior y claridad de pensamiento, el que sabe lo que su alma necesita, ese es el HÉROE.

Hero carmina de Ricardo Rubio es una Cantata o Canto de Héroe. Se percibe en la obra a un héroe que canta la propia aventura de vivir. Los héroes siempre han sido cantados. Los antiguos Cantares de Gesta medievales remiten a los cantos de guerra que entonaban los guerreros antes de hacerse a la lucha, es decir, una versión de las marchas o cantos marciales de los ejércitos o los cantos tribales que estimulan e inducen a la lucha a los indígenas o a los jugadores deportivos. En esta ocasión es el Héroe el que canta…

“No habrá juglares ni trovas
para el héroe de todos los días.” pág. 33

Hero Carmina está estructurado en tres partes como corresponde al itinerario de todo héroe: Partida, Gesta y Retorno, con número similar de poemas en las partes que lo componen (13, la primera y 11, las dos siguientes), más un Liminar y un Epílogo —cada uno de métrica, ritmo y extensión diversos, en un excepcional nivel lingüístico—. La obra presenta ya en los títulos un rico campo semántico de voces propias de una gesta: lid, periplo, fiereza, lucha, adalid, victoria, titán, honor, cicatrices, derrotero, friegas, gloria, emboscada, que anuncian un posterior despliegue generoso y bellamente expresivo.

“Deshoja lanzas y arquería de fresno, trepa al paraíso
y recorta horquetas para llegar más lejos.” pág. 9

Desde el comienzo se advierte un paralelo entre la lucha del héroe-hombre y la del héroe-poeta, porque Ricardo Rubio ha escrito desde siempre y ha cantado, ha recorrido exitosamente todos los géneros literarios —poesía, narrativa, cuento, minicuento, novela, ensayo—, ha dirigido y representado sus propias obras de teatro, ha sido maestro de muchos poetas y narradores, ha creado grupos literarios, ha conocido a todos los grandes escritores de nuestro tiempo, ha trabajado artesanalmente el material que ha editado, ha traducido, y hoy es leído en varias lenguas y frecuenta los espacios literarios más diversos del mundo. Este es el camino del héroe-bardo que emerge con la simple fuerza de su palabra, crece, se despliega, inunda, luce, derrama su fuerza creadora, lidera y nutre a escritores y a amigos.
Elijo extractar los versos de la obra que sostienen la idea del héroe-poeta que desde sus primeros años siente y tiene una profunda inclinación por la palabra:

“Hay hechos que quieren suceder,
palabras que ansían ser pronunciadas.” pág.11

Desde el seno del hogar amoroso parte el héroe a cumplir su destino.

“Mujer de Alence, mi madre, hombre de Forcas, mi padre, fueron los primeros héroes que conocí.” pág. 7

Advertimos la destreza y la intención primeras:

“El niño funda la sustancia silábica,
una intención de lumbre en el sonido.” pág. 14

Y el comienzo de lo que podría entenderse como aprendizaje formal:

“Luego llegan las mañanas del alfabeto: las líneas cruzan el papel y el lápiz cristaliza la memoria.” pág.9

Surge el planteo de formarse y aprender, con sus naturales consecuencias:

“A veces los dedos cierran las vocales y abren la desdicha” pág. 9

El héroe escriba y poeta se plantea:

“¿Por qué cargo entonces una lanza
y un escudo sobre estos pies?
¿Un lápiz de sueño en cada mano?” pág.13

El afán y la intención poética no ceden, nadie dijo que el recorrido fuera fácil…:

“En mitad de una canción surge el estrago
y agita la zozobra.” pág. 17

Es ambiciosa la ilusión y grandes, la ansiedad y la esperanza, ante el camino no andado o la página en blanco:

Susana Lamaison

“Pretendo escuchar el silencio,
navegar las ideas,
unir puntos luminosos en medio de la nada.
No elijo el lugar ni las vocales,
sólo tengo anhelos, deseos, ansias.” pág. 17

Los logros del héroe habrán de concretarse, paso a paso, pero existe la angustia:

“¿Quién comprende el latido
o el color del entusiasmo?” pág. 57

En pos de su quimera el héroe-poeta va atravesando por distintos estados de ánimo:

“Broto de esa sed, la hago real,
la confirmo en cada grito, aunque las horas
arrecien la desolación del pulso
cuando todo sale mal.” pág.25

Busca distintas motivaciones y se justifica a sí mismo:

“… el porqué de los pájaros en el aire
avivará mis pasos,
dará sentido al paño de aquel niño
que partió mil veces
y otras mil regresó
para llegar más lejos.” pág. 27

Héroe-poeta renueva los intentos y tiene aspiración de trascender y permanecer en la memoria:

“Insisto en alcanzar cierta voz
y sembrar luces en el recuerdo.” pág. 20

Admite que los primeros escarceos tienden a ser desacertados, pero llevan pureza y esperan aceptación:

“La primera estocada de una leyenda
es torpe y absurda, grosera en esencia,
inocente.
No desea herir, solo exhibe el oficio
y aguarda aprobación.” pág. 61

o en:

“quizás mi juventud buscó el elogio,
la esgrima de los músculos y el brío;” pág.64

 

Óleo de Safet Zec

Evoca la juventud y fundamenta magistralmente la razón de su partida primera:

“solo partí para medir la astucia,
para tullirme en los inviernos
mientras civilizaba la euforia.” pág.64

Siente y sabe que se acerca, más y más, a la llama que vislumbra desde su partida:

“Las preguntas cavan hondura en la visión,
modulan idiomas en la voz,
pincelan en el aire;
vanos señuelos para atrapar la chispa
en el inicio del fuego.” pág. 29

Por momentos el héroe vacila, aunque no se detiene ni se distrae:

“Necesito saber si la palabra
surge de la ceguera,
si nació con aquel niño
que manipuló un susurro
para generar el habla.
Necesito sentir que la voz
es modulación de lo cierto
y que la tinta revela un frenesí.” pág.30

Conoce en su trayecto escritural las vanidades ajenas, la imitación, la burla, el menosprecio, el narcisismo…

“Tarde descubrí que la gesta
conspira, agita, agota,
intenta enmudecer la llama que relumbra” pág. 18

También lo invaden sus propios cuestionamientos:

“Llegan los vacíos y el lamento,
el sonido de los pasos que no di” pág. 22

Sensible y fiel a sí mismo podrá experimentar el miedo:

“El miedo puede habitar el poema
y cada línea puede confirmar
un ladrido ciego.” pág. 32

También, pensar que ha perdido el norte:

“¿Cuál es la llave de este abecedario
fundado en el cansancio
donde la reflexión se deshace
y el corazón late a ciegas?” pág.32

Es que en el terreno que debe recorrer no abundan la sinceridad propia ni la ajena:

“Me cubro por temor a la tormenta;
la franqueza es inútil
en este mar aturdido.” pág.51

Por momentos nuestro héroe se ha sentido “un escritor manco”, “un segador gallego de Forcas sometido a la injusticia”, pero no duda de ser “…todos en esta cadena seminal”, vale decir, quizás, abarcar a todos y decir por todos. pág.40

El héroe-hombre-poeta ha conocido la tibieza del hogar paterno al que se vuelve para recuperar fuerzas, ha gozado del amor de su mujer y de sus hijos (“No es bueno que un abrazo no suceda.”, pág.18), ha andado y desandado los caminos, sobrellevó adulaciones y agravios, conoció las antípodas de los afectos, fue el escriba nocturno que vivió por sus manos, se aventuró en terrenos difíciles y poco auspiciosos, agotó y recuperó sus fuerzas, conoció privaciones y holguras, y fue —como todo héroe— sorprendido, imitado, combatido y amado…

“Apremio, esfuerzo, amenaza,
la sangre se sacude, hierve,
alza la voz y fatiga el tiempo.” pág.44

En su intento de salvar el mundo de la palabra, el héroe-poeta se rinde ante ella y la acepta como reina:

“Tendido ante esta ley,
la llave del tiempo,
la que intento comprender envuelto en tinta,
sigue siendo la sublime,
la madre del eco,
la reina del costado gris:
la palabra.” pág.32

El héroe-bardo pasa de pensar “Mi presagio de cantar no es de rodillas”, pág.16, a “Mi presagio de cantar es de rodillas”, pág. 66, vale decir que, con la humildad que solo los grandes conocen, acepta que ha podido crecer en la dura gesta de vivir. Su palabra tiene el mismo poder que el filo de la espada. Ya no la ostenta, ella brilla sola, y su luz hace caer los escudos desgastados de otras voces. Ricardo Rubio es el héroe-poeta de las cosas hechas y por hacer, de los géneros frecuentados y por frecuentar, de las palabras dichas y de las palabras por decir.

Susana Lamaison, 2018


Susana Lamaison nació en Buenos Aires en 1947. Es Maestra Normal Nacional, Profesora en Lengua, Literatura y Latín, y Licenciada en Letras. Ejerció durante largos años la docencia en Nivel Secundario y Universitario.
Actualmente se dedica a la Corrección Literaria Institucional de la Universidad de Morón, en el Departamento de Relaciones Institucionales/Unidad de Medios/ Página web/Editorial/Imprenta, de esa Casa de Altos Estudios.
Desde hace más de 20 años participa de las actividades de la Fundación Internacional TOZAI (Oriente-Occidente), http://www.tozai.com donde ha sido miembro organizador de los Encuentros Internacionales de Poesía Haiku, y también Miembro del Jurado de Certamen Internacional de Poesía Haiku (2016). Es asimismo Correctora de los libros de los Encuentros y tiene a su cargo un espacio en la página web de la Institución: Tozai esquina Haiku. Sus poemas Haiku han sido traducidos al japonés.
Ha publicado los siguientes libros:
Por la Rama del Paraíso. Poemas. 2002.
Caerá otra lluvia… Haiku, 2007.
Haiku para la vida, 2011.
Como se van los pájaros… Haiku, 2011.
de olvidos y memoria. Poemas, 2012.
Palabra en el tiempo, Poemas, 2017.
Ganó recientemente el Premio Poesía con su libro Evocaciones, Poemas. Concurso XV, 2017.
Colabora con el Centro de Estudios Poéticos dirigido por la Dra. Graciela Maturo.

HERO CARMINA, un círculo vital completo, por Marian Raméntol

Hero – Carmina

HERO CARMINA, un círculo vital completo.

 

Tal y como indica el propio autor en el preliminar de Hero Carmina, nuestra andadura a través de las 67 páginas que lo componen es un viaje “heroico” a través de la existencia.

Como siempre que se afronta una buena lectura, las “maletas a llenar” son varias y con distintos equipajes. En mi caso, las he preparado para realizar un viaje heroico, sí, pero a través del consciente y del propio subconsciente del protagonista. Un viaje que no por enmarcarse en la heroicidad (ya el simple hecho de vivir lo es) está exento de dudas, miedos y cotidianidades.

El poemario está dividido en tres bloques o apartados, y mediante esta estructura el lector conocerá los diferentes estadios del “Héroe” y su desarrollo, desde la niñez hasta el ocaso, por lo que se cumple un ciclo vital completo.

 

PARTIDA

Bajo este apropiado título da comienzo la aventura, en la que nos remontamos a la niñez, al descubrimiento de todo cuanto acontece, sin reparos ni cortapisas. Es por tanto el ámbito del “Ello” freudiano, donde las primeras pulsaciones abarcan la creatividad sin condiciones (Un periplo sin fechas heroicas, pag. 13), los sueños que se han de forjar, y las primeras preguntas ante la propia vida:

frag.

“Los primeros intentos despuntan las pasiones,
la necesidad del aire, la lujuria;
solo son señuelos, metáforas de salva.
¿Por qué cargo entonces una lanza
   y un escudo sobre estos pies?
¿Un lápiz de sueño en cada mano?
¿Qué busco en el calor de un astro en guerra
   si lo correcto importa a nadie? …”

 

Los lugares son aun indefinidos, todo sucede como entre bruma, todo está a medio construir, hasta que aparece la razón, el pensamiento abstracto, y la posibilidad de nombrar y nombrarse (La posibilidad de un héroe como proyecto, pag 14):

frag.

“El tiempo traza sueños,
blande armas, ideales, corrige,
y retazos de leyenda buscan
   un después que la nombre.
Así llega al destrozo
   entre noches y pensamientos de amor,
desde una tiniebla sin horario,
desde un sitio indefinido…”

 

Aquí aparece ya la auto-consciencia y por lo tanto empieza a formarse, poco a poco, un nuevo escenario. El niño ha avanzado en su aprendizaje, éste pesa y se entreabre a la vergüenza, a la carga y a las aflicciones. Nuestro “Héroe” empieza a constatar que la vida no es tal como la “inventamos” y eso conlleva contradicciones, dudas y oscuridad (La lucha interior del adalid, pag. 17):

frag.

“Veo la oscuridad
   y no sé si la noche es la de afuera.
Todo se va cuando la mano injusta
   desborda la tarde,
se ahoga el sentido y se opaca el derredor. 

La mentira es insolencia,
albur en vísperas de un abismo,
anticipo de una idea hecha pesadilla.
Estoy habituado a ese murmullo
   y el caos parece sensato,
necesario, jubiloso…”,

por lo que el proceso de “formación” del héroe se convierte en menos ideal y más carnal dando paso a la realidad del ser humano, con sus miedos y frustraciones (Cavilaciones de peso frente a la naturaleza de las cosas, pag. 22):

frag.

“…Quizá los deseos se cifren en presente
   y adjetiven un futuro con lealtades
o con un abrazo redentor,
pero llegan los vacíos y el lamento,
el sonido de los pasos que no di,
los corredores insospechados,
la infamia de la ceniza.
Los gritos son parte de ese azar,
de ese temblor indetenible…”

Nace también la necesidad de auto-afirmación, la búsqueda de certezas, ya sin bruma, con paisajes internos cada vez más concretos (Alrededor, la oscuridad de la materia, pag. 30):

frag.

“…No comprendo la razón del ser
ni el ser de la razón;
sólo siento la inquietud,
el altercado entre lo desparejo
   y la vacilación del orbe, fingiendo ingenuidad…”,

y afirmaciones que nos abren la puerta de otra habitación muy distinta, la puerta de la madurez (Temblores entre la sombra y la luz, pag. 32):

frag.

“…El sol insiste en conocerme,
en sembrar sentido
ante el umbral de un estrago.
¿Cuál es la llave de este abecedario
fundado en el cansancio
donde la reflexión se deshace
y el corazón late a ciegas?…”

 

GESTA

 

Llegamos así al segundo bloque de Hero Carmina, donde el protagonista se ha hecho ya a sí mismo, abandonamos por tanto el ámbito más pasional  y nos adentramos en la madurez del individuo, en la búsqueda del equilibrio entre la pulsación inconsciente del “Ello” y la aceptación de la realidad con sus limitaciones, normativa, ética y moral. Entramos de lleno en el ámbito del “Yo”. Aparecen, por tanto, distintas cadenas de mando, conceptos como la soberbia o la vanidad (El puro imposible del honor, pag 36) y el “cansancio” del protagonista ante los avatares de esa gesta que es la vida.

frag.

“…El tumulto no es música del viento,
es sangre rota, espuma de triza, desánimo.
No quisiera estar aquí
sino regando el verde de la tierra…”

El héroe (que aquí empieza ya a perder su inicial en mayúsculas) comienza a ser consciente de su debilidad, de sus tropiezos (Balbuceos de la razón, pag. 38) por otra parte necesarios para su avance-:

frag.

 “…Sólo intento superar la asfixia,
la opresión, el tedio, la acidez,
la desolada esperanza de equidad.
¿Dónde, la lógica, el juicio, la razón?…”
;

y toma conciencia de su ser y de sus orígenes (Unguis et rostro supra eorum, pag. 40):

frag.

“Soy Narmer,
soy Sargón el tirano,
el escudero huérfano de Aníbal Barca,
el primer ballestero de la Torre del Este,
un escritor manco o el guardián pontonero
de la última fortaleza de Atenas;
soy el timonel
de Pedro Sarmiento de Gamboa,
un segador gallego de Forcas, desocupado
y sometido a la injusticia.
 

Soy todos en esta cadena seminal,
un retal de polen,
una progenie de grises
   destinada a cuidar el mundo
   y mantener las fechas…”

Nuestro héroe no solo vive, inventa, camina y crece como lo hacía en “Partida”, en “Gesta” empieza ya a “recordar”. Las experiencias vividas le permiten pues la valoración, la confrontación y la toma de conciencia “del mundo” (Los tiempos de remanso dilatan las horas, pag.42):

frag.

“…Lo cierto es que el tiempo afloja los postigos,
las cenefas, los ideales;
sacude los relojes,
los cansa, los consume,
luego cruza los cuartos y desaparece
para consentir el sueño…”

 (Cicatrices de la ficción, pag. 43):

frag.

“…El estrépito de la calle impide oír la soledad,
sólo caminar parece cierto
a pesar de la ceguera.”

A estas alturas de la evolución del personaje, éste empieza a doblegarse ante ese mundo que digiere y que, en mayor o menor medida, comprende, y por ello, se somete ante él (Parpadeos de un derrotero heroico, pag. 44):

frag.

“Los caminos se obstinan en contar mis pasos,
devotos de este acero, lo buscan con avidez,
lo alientan al ensueño,
lo llevan a crear una utopía,
a traducir la risa al idioma que convenga…”

No se trata solamente de la asunción del mundo si no que asume plenamente, y a su vez, la relatividad de su “heroicidad”, otorgándole realismo y contundencia. Ahora ya no se trata del adalid que se lanza a la batalla para buscar gloria o riqueza, si no de un asalariado ante la sociedad que lo gobierna (Friegas de escombro en el abertal de la noche, pag. 46):

frag.

“…Una paga miserable
me obliga a repetir la bravura.
Me atrevo a respirar todo el tiempo
y dejo el aliento en lo inútil,
sirvo a otro, me derrocho.
Es de cemento la comedia.

Reverberan las sombras de la ciudad
a lo largo de calles tácitas
por donde vago sin son y sin remedio.
Hay condenas, iniquidad, desahucios,
y tanto espacio en las praderas…”

 

Y aparece, inevitablemente, el desconsuelo: Ciego, sordo, simiesco/ agitado por la carga,/ busco coartadas para respirar/ en un abismo de carbón”.

Y con el desconsuelo abandonamos este periplo para adentrarnos en el último apartado del poemario.

 

RETORNO

La comprensión del pasado lleva a nuestro héroe (aquí, definitivamente, lo escribimos con minúscula) a la búsqueda de la serenidad. Hemos llegado al “campamento” del “Superyó” donde las valoraciones punitivas y las reflexiones incriminatorias no son tratadas simplemente como aceptaciones de las normas sociales y la entonación de un “mea culpa” al uso, si no más bien,  como la asunción del propio ser (“Ahora soy de nadie/ de todos desaparezco”). Nuestro protagonista regresa a los lugares apacibles en busca de algo de amabilidad, abandonando contiendas y refriegas (Redención por el solaz, pag. 54) consciente del desaliento y de la soledad, aspecto éste último que cobra, aquí, una dimensión casi emancipadora.

frag.

“…Dejo la armadura en la calle
   y a dos pasos la alabarda.
Vuelvo por el fuego sencillo,
por el calor de la cena.
No tardaré en retomar el trabajo,
el cometido de viento,
la voluntad de ser al filo de un barranco…”

 

El regreso, el recuerdo, el desamparo, el remedio o el cansancio se convierten en este último capítulo en compañeros de viaje de nuestro héroe, tan protagonistas como él mismo, con tanto peso, tanta carga, tantas verdades y tantas otras mentiras en su haber. Y entre todos ellos, nos llevan de la mano hasta al último de todos los pasajes, de todos los andenes, de todas las estaciones, nos llevan directos al olvido.

Así acaba el círculo, el héroe que poco a poco va abandonando la “Idea” en favor de su propia  “Existencia” fundido en los poemas que lo dibujan y definen a lo largo del ciclo vital, el suyo, el nuestro, el de la humanidad.

 

Marian Raméntol, Barcelona, Febrero 2018.

 

 

 


Marian Raméntol (Barcelona, 1966). Miembro del grupo poético LAIE (2004-2009). Directora de la revista La Nausea desde el año 2006. Miembro del grupo musical O.D.I. desde el 2006. Miembro del colectivo artístico Grup Tremó (2010).
Miembro del grupo poético-pictórico-musical Oxímoron (Piropoesía y música cuántica) (2008-2010).  Su obra ha sido traducida a: Estonio, Armenio,Búlgaro, Alemán, Italiano, Portugués, Inglés y Rumano. 
Ha participado en el VIII Festival Internacional de poesía Moncayo (Zaragoza), I Festival Internacional de Poesía y Microrrelatos de Viladecans 2011, 18ª Festival internacional de poesía de Curtea de Arges (Rumanía), V y VI Encuentro Internacional ELILUC (Miami-Florida) y ha sido invitada al Festival internacional de poesía de Cluj (Rumanía) y al Festival Internacional de Pereira (Colombia).
Actualmente, en el ámbito literario, combina su actividad de dirección de la revista cultural La Náusea con la traducción de poetas contemporáneos italianos, la corrección y maquetación de poemarios, la impartición de clases de poesía en verso libre; y en el ámbito musical elabora con el proyecto O.D.I. la banda sonora y la producción de audio tanto para cortos como para largometrajes.
Obra publicada:
  • El insomnio de los verbos cansados. Edita: LN ediciones (E-Book). Junio 2017.
  • Primaria, decisiva e inaprensible. Edita: Alkaid Ediciones. Abril 2015.
  • Avui fosquejo morta & El silenci plou sobre les pedres. Edita: Ediciones Alvaeno. Agosto 2013. Edición en catalán que incluye dos poemarios, Avui fosquejo morta, de Marian Raméntol y El silenci plou sobre les pedres de Francesc Fortuny i Fabré.
  • Mu mürgine arm, mina ei ole loogika. Edita: Tartu Ülikooli Kirjastus. Marzo 2012. Edición bilingüe estonio-castellano. Selección de poemas de las obras “Hay un área de descanso un poco más abajo de mi vientre”, “Duología poética”, “No hubo apenas mar en el desnudo abierto de tus ojos”, “Los muñecos diabólicos de mi caja de pájaros” que comprende el período 2006-2010. Selección y traducción a cargo de Jüri Talvet.
  • Con mi nombre doblado sobre la cama. XVIII Premio Nacional de poesía Acordes. Edita Ayuntamiento de Espiel. Córdoba.2011.
  • Poemas 2011. XXVII Concurso de poesía Ciudad de Zaragoza. Accésit Pancartas incendiarias en mi pecho. Edita Ayuntamiento de Zaragoza.
  • Maldiciones del lado de la sombra. En coautoría con Cesc Fortuny i Fabré. Audiolibro-objeto. La Náusea Audiolibros (2011).
  • Los muñecos diabólicos de mi caja de pájaros. IX Premio Vicente Núñez de Poesía. Edita Diputación de Córdoba. (2010)
  • No hubo apenas mar en el desnudo abierto de tus ojos. VIII premio de poesía Leonor de Córdoba. Colección Daniel Leví. Asociación Cultural Andrónina. (2009).
  • Duología Poética, Un blues no es suficiente razón para morir y Pretendo que una guerrilla de poemas ataque de improviso el ático de dios. (Ediciones Atenas, 2008)
  • Comiendo Pelos Como Herejía Poética. (Ediciones Atenas, 2008)
  • Hay un área de descanso un poco más abajo de mi vientre. (Ediciones Atenas, 2006)
  • La Noria del Festejo. (Ediciones Atenas, 2005)
Obra publicada como traductora:
  • El murmullo de las cosas de Francesco Politano (Italia). Traducción al castellano. Editado por Asociación poética Caudal, serie Itálica, nº 2. 2014.
  • Monstruos Gentiles de Anna Ventura (Italia). Traducción al castellano. Editado por Editorial Emboscall. Colección Peccata Minuta. 2012.
  • Canciones Itálicas de Mircea Opriță. Tinta China, revista de literatura. Abril 2011. Ágora, papeles de arte gramático nº 20-23. Abril 2011.  Revista Poe+, nº 7, noviembre 2010, y nº 8, diciembre 2010. Revista El Alambique, nº 2. Fundación Alambique para la poesía. Noviembre 2010. Revista literaria El Coloquio de los Perros, nº 27.Octubre 2010. Revista Ágora, Papeles de arte gramático, nº 21. Noviembre 2010. Revista de poesía Piedra del Molino, nº 13. Otoño 2010.
  • La pequeña golondrina/la petita oreneta. Traducción al castellano y catalán de la obra original en italiano de Liberato Quaglieri, La Piccola Rondine. Revista cultural La Nausea. 2010.
  • Giorgio Barberi Squarotti. Traducciones publicadas en Porta d’Italia, biblioteca Eldigoras EOM. Espacio dirigido por Carlos Vitale.
Obra premiada:
  •  Accésit en la vigésimo séptima edición del Concurso de Poesía Ciudad de Zaragoza con el poemario “Pancartas incendiarias en mi pecho”. 2011.
  • XVIII Premio Nacional de Poesía ACORDES2010, convocado por la Casa de Cultura de Espiel (Córdoba), con el poemario “Mi nombre doblado sobre la cama”.
  • Primer Premio en el Certamen de poesía Vicente Nuñez , convocado por la Diputación de Córdoba, con el poemario “Los muñecos diabólicos de mi caja de pájaros”. 2009.
  • Premio del Público en el IV certamen de Poesía del Miedo convocado por Olifante, Ediciones de poesía, con el poema “Ellos ven la pupila desangrarse donde acaba la voz”. 2009.
  • Primer Premio del VIII certamen de poesía Internacional “LEONOR DE CÓRDOBA” de la ASOCIACIÓN CULTURAL ANDRÓMINA, con el poemario “No hubo apenas mar en el desnudo abierto de tus ojos”. 2009.
  • Primer Premio del III certamen de poesía Villa Ingenio 2008. Las Palmas, con la obra “Pretendo que una guerrilla de poemas ataque de improviso el ático de Dios”
  • Premio nacional de poesía Antero Jiménez 2006, Torredelcampo, Jaén, con la obra “Un blues no es suficiente razón para morir”
  • Accésit al premio de “poemes Curts” de Callosa d’en Sarrià 2005
  • Primer premio de los Juegos Florales “Sant Jordi” de Monistrol de Montserrat 2005
Instalaciones poéticas en exposiciones: (clica Aquí para más información)
  • Embudo entre dos mundos. Instalación compuesta por dos obras complementarias. Obra cedida para su exposición permanente en Konventpuntzero, Colónia Rosal. Berga. 2011.
  • Dona. Instalación móvil. Exposición “Día internacional de la mujer”. Sala Can Gibert. Monistrol de Montserrat. 2010.
  • Digestió de dones al Capvespre. Exposición “Día internacional de la mujer”. Sala Can Gibert. Monistrol de Montserrat. 2010.
  • Organipoema. Obra realizada conjuntamente con el escultor Josep Lluís Casaseca i Leal. Festival Tremó 2009. Monistrol de Montserrat.
  • Lluvia de poemas. Instalación móvil. Exposición intinerante “Artistes dels Portals”. Collbató, Bruc, Marganell y Monistrol de Montserrat. 2008.
  • Poemàtics. Exposición Monistrol Niu d’Art. Muestra de artistas monistrolenses. Sala Can Gibert, Monistrol de Montserrat. Mayo 2008.
  • “Ya no se centrifugan las Mañanas”, poema. Exposición homenaje “Dibuixos de’n Jordi”. Sala Can Gibert. Monistrol de Montserrat. Actualmente la obra está cedida para su exposición permanente en en centro de arte Can Serrat (El Bruc).2008.
Desde el año 2006 ha colaborado en diversas publicaciones y portales en la red, en su mayor parte con obra poética aunque también ha publicado ensayo y artículos de opinión. Ha sido entrevistada en múltiples revistas, y su obra ha sido ampliamente difundida en red, radio y televisión.