Poemas de amor, de Carlos Kuraiem (2011).

Poemas de amor, de Carlos Kuraiem (2011).

Poemas de amor, Carlos Kuraiem (2011) – Arte de tapa e ilustraciones interiores de Rubén Pergament – Selección y prólogo se Susana Lamaison

Del mito al poeta Kuraiem
a través del amor

                                                                                                                        por Susana Lamaison

El amor es un sentimiento fundacional en el hombre y  sobre él se han escrito las páginas más bellas de la literatura de todos los tiempos. De los sumerios o del bíblico Cantar de los Cantares a nuestro presente, no hay lugar ni época que no  nos hayan dejado una expresión notable y bella de este sentimiento. Pudo ser este libro de Kuraiem, un poemario persa o hindú, o quizás, pudo estar compuesto para haber sido acompañado con el sonido de los crótalos  árabes, o ser parte  del Cancionero de Juan de la Encina, o de los Madrigales del Marqués de Santillana,  o  estar incluido entre los audaces versos del Arcipreste de Hita. Tal vez pudo ser un cuestionamiento del romancero eterno, o un decidido planteo romántico.  Por qué no una manifestación de las vanguardias… Cómo saberlo si hay un poeta cuyo amor vibra en los versos, si hay un alma que padece el abandono, el desamor, la ausencia.
Quizás pudieron movilizar estos sentimientos los versos homéricos o acompañar en  su viaje a Dante por el Infierno, probablemente con esta misma pasión se construyeron la cuna o la mesa de Pedroni, o se escribió la Canción desesperada de Neruda, pero son nuestros estos Poemas de amor porque pertenecen a nuestro presente y a nuestro poeta.
Curiosa costumbre la de los hombres actuales de no apreciar con mirada futura los méritos de un poema de hoy. María Luisa Olsen decía que debían pasar 50 años para tener la verdadera perspectiva que nos permitiera valorar una obra debidamente. Muchos de nosotros ya no tendremos esos tiempos.
Pienso que lo que me emociona hoy en este libro me conmoverá siempre. Creo que lo que encuentro  acertado hoy será acertado para mí siempre. Siento que aquello con lo que me identifico hoy  me servirá para identificarme siempre. Imposible cambiar la sensibilidad.
Tal vez nos encuentren estos poemas como lectores en situaciones personales muy distintas, pero será difícil que nos resulten indiferentes un corazón que reclama a gritos, un alma que se deshace en lamentos, un espíritu desconcertado que busca caminos, un ser que se multiplica en funciones y tareas para suplantar a la amada ausente,  un hombre dispuesto a renacer en la certeza de que lo ha intentado todo.
Si hemos tenido la fortuna de gozar del amor también hemos tenido la desgracia de padecer los sufrimientos que la entrega al ser amado trae aparejados.  En este terreno movedizo el “para siempre” no es válido y la vida con sus artilugios se encarga de modificar nuestros deseos e intenciones. La culpa no existe. Sólo el desacierto de una elección desafortunada. Pero cómo saberlo cuando estamos enamorados. Sólo el tiempo que transcurre inexorablemente nos pondrá ante las circunstancias que someten nuestro amor a pruebas, a veces imposibles de superar. Hay siempre un otro, al que amamos y sentimos igual a nosotros mismos, que tiene su propia estructura, su propio yo, su propia identidad; un otro que cambia a un ritmo diferente del  nuestro, que no es ni mejor ni peor, sólo distinto, y que torna imposible nuestro compartido sueño de amor de otro momento y otras circunstancias de la historia común de amor de los dos.
Así como en el mito de Ariadna y de Teseo se entrecruzan  el enamoramiento, la ira, el abandono, la traición, el dolor, la belleza, la tentación, el deseo, la unión, así en este poemario se enredan los hilos del amor, se tejen y destejen en poemas y en prosas poéticas de profunda naturalidad y espontánea riqueza.
¿Quién es ese poeta que ha quedado solo? ¿Quién es el que recuerda, evoca, implora, busca las formas de volver a enamorar? ¿Quién el que se humilla, se aferra a un pasado ilusorio, se compromete con proyectos nuevos? ¿De quién es la voz que aúlla, que lamenta, que grita? ¿Quién es el que no entiende  ni acepta la realidad impensada que se le presenta ante los ojos?
El que puso la mesa, el que regó las plantas, el que atendió a los hijos, el que buscó por el camino de la fe y la esperanza, el que se vistió de amante, el que intentó seducir y amó con el cuerpo y con el alma… ¿De quién hablamos? De Carlos Kuraiem.
Si dejamos  a un lado el sentimiento mismo que genera la expresión que es su medio de exteriorización, y echamos una mirada al cómo se manifiesta nuestro poeta que ama, si contemplamos los signos y el bello y curioso orden a que los somete, podremos decir que estamos frente a una hermosa y sentida obra de poesía amorosa, que se puede incluir sin dudas en la nómina de las más reconocidas antologías de Poemas de Amor.

Anuncios