EL MISTERIO POSIBLE

Sociedad Argentina de Escritores

NOTICIAS LITERARIAS – OPCIÓN CULTURA

   POEMARIO

EL MISTERIO POSIBLE

poemas de

María Elena Rocchio

.
Palabras de Ricardo Rubio y Débora di Iácono
.
Se presenta el viernes 24 de Abril a las 21 hs. en SADE, Uruguay 1371, 3º piso
en el marco del ciclo Aera.
 
“El misterio posible”… exhibe en lo general una notable síntesis descriptiva, sin abusar de la metáfora (un mal de muchos autores contemporáneos). Las imágenes y metáforas son funcionales a los núcleos de significado de los textos, brindándoles a los poemas en su conjunto una marcada unidad, sin ripios ni excesos verbales. Asimismo, el manejo de los recursos literarios es discreto y sin estridencias, poniendo de manifiesto el buen oficio de la autora. Que “el misterio posible” posea la cualidad de la síntesis no significa en ningún momento que confunda “síntesis con chiquitito” (otro defecto de nuestras letras recientes, producto de la mala digestión de lo que llamamos el “minimalismo norteamericano”): dice tu libro con profundidad y hay hondura en tus versos, todo condensado en efectivas apelaciones a la alusión y la elusión, efectos de complicado manejo mas siempre adecuados para la ardua tarea de llevar al lenguaje sensaciones, ideas y sentimientos de difícil evocación a través de las palabras.
Naturalmente, el lector siempre prefiere unos poemas a otros, no siempre en coincidencia con los favoritos del autor. Mas debemos ver al volumen en su conjunto y en tal sentido, creo que “El misterio posible” es un buen trabajo del género, bien del género,  y me permito augurarle (y desearle, desde lo personal) el mayor de los éxitos.
 
                                                                                                                                                            Luis Benítez
OPCIÓN CULTURA

ANTOLOGÍA DE POETAS CONTEMPORÁNEOS ARGENTINOS

20 poetas a mar abierto / 20 poètes au grand large

edición bilingüe castellano/francés

Versiones en francés: Françoise Laly

20 poetas a mar abierto

20 poetas a mar abierto

POETAS:

Héctor Miguel Ángeli – Rubén Balseiro – Luis Benítez – Enrique Roberto Bossero

Norberto Corti – Alfredo De Cicco – Alejandro Drewes – Yoly Fidanza

Rodolfo Godino – Françoise Laly – Long-Ohni – Graciela Maturo

Norma Pérez Martín – Nélida Pessagno – Michou Pourtalé – Antonio Requeni

Osvaldo Rossi – Ricardo Rubio – Fernando Sánchez Zinny – Jorge Sichero

PRELIMINAR

Allá por 1900, muchos viajeros aseguraban que Buenos Aires exhalaba un perfume que recordaba a París. Y algo de cierto había en la observación, por mucho que ambas ciudades mostrasen disparidades grandes en cuanto a orígenes, dimensiones, edad, cultura, historia, lengua; en fin: en todo.
Pero aun así, Buenos Aires, para fines del siglo XIX y durante buena parte del XX palpitaba según el ritmo de Francia y hasta el anchuroso Río de la Plata a veces se nos hacía tan poético y convocante como el Sena. No había, para entonces, en nuestra ciudad, persona de cultura que no hablara correcto francés, que no leyera las grandes obras de la literatura de ese idioma, no había familia cultivada que no tuviera noticias de la producción artística francesa, de las corrientes del pensamiento, del quehacer parisino en materia de teatro y de cine, y de todo cuanto bullía en los ámbitos culturales del país europeo.
Ese Buenos Aires culto, aristocrático, elitista, amaba a París, deseaba emular la cultura y las formas de allá, y, por alguna extraña e inexplicable razón, pues somos –aun con la inserción de una inmigración de profusas vertientes–, herederos bastante directos de España, se sentía hijo de un París que reunía, para este grupo de porteños, todos los ideales de la cultura, del refinamiento, del buen gusto y de la inteligencia.
Paralelamente, esta capital rioplatense, más allá de conservar la típica urbanización en cuadrícula de diseño español, más allá de la impronta y la lengua hispana, creció en edificios, parques, diagonales, monumentos. Y por todas partes hubo detalles decorativos, mobiliario, juguetes y vajillas de definido sello francés. Un porteño de altura debía comportarse y sentirse como un auténtico parisino y pocos fueron los artistas argentinos que no soñaran, al menos, con el imprescindible viaje a París, sin contar con que muchos lo hicieron.
Tan fuerte fue esa tendencia que hasta en la manifestación cultural más acabadamente porteña y popular, el tango, y si nos referimos a sus años de oro, por lejos, el “barrio” más mencionado en las letras es, singularmente, París.
España descubrió, conquistó y dejó sus marcas indelebles en América Latina; en el desarrollo económico, la Gran Bretaña , para bien o para mal, inscribió en el Río de la Plata sus intereses y su ideología, en tanto, en nuestra casa, la enorme oleada inmigratoria italiana, con esa estoica vocación por la labranza, fue la mano que difundió en los campos desiertos, verdor, rubios trigales, huertas y frutales, a la vez que ese enorme contingente humano se convertía, también, en principal  responsable de esa suerte de hibridación lingüística que es el lunfardo, jerga porteña en la que, asimismo, se entreveró el francés, el mismo francés que, por otra cuerda, daba aliento a los poetas, desde la época del evanescente simbolismo hasta las jocundas vanguardias de los años 20.
Luego, luego, desde finales del siglo XX y más aún en actual, la Meca ya no es París, sino Nueva York y la parla estimulante ya no es francesa sino en  inglés norteamericano. Sin embargo, la gran influencia de la cultura y de la estética anterior, aunque soterrada, sigue vigente. Para ayudarla a que persista es que se plantea en este libro un mancomunado ejercicio de aproximación a sus fuentes. Es con esta intención que emprendemos, a mar abierto, una suerte de navegación hacia los puertos de la dulce Francia. Veinte son los viajeros, diecinueve argentinos y una francesa, Françoise Laly, quien se ha ocupado, además, de poner a todos en palabras de su país, incluso a ella misma, pues los versos suyos publicados en esta ocasión fueron originariamente escritos en castellano, de modo que, a su respecto, el auspicioso recorrido ha sido de ida y vuelta.
Otoño de 2014

Ed. La Luna Que, Buenos Aires, 2015.

Una antología de Poesía de 13 poetas de 13 países diferentes del mundo por Jeton Kelmendi, traducción del Inglés y Francés por Jeton Kelmendi

Una antología de Poesía de 13 poetas de 13 países diferentes del mundo por Jeton Kelmendi, traducción del Inglés y Francés por Jeton Kelmendi.

(Nje antologji e poezise ndërkombëtare me 13 poet nga 13 vende te ndryshme te botes nga Jeton Kelmendi, perkthyer nga Anglishtja dhe Frengjishtja)

Permbajtja (Contenido)

Erling Kittelsen, Norvegji
Norton Hodges, Britani e Madhe
Johannes Beilharz, Gjermani
Khazal Almajidi, Irak
Robert SIMONIŠEK, Slloveni
Heba Esam, Egjipt
Eduard HARETNS, Armeni
Hussein Habasch, Kurdistan/ Siri
Ortsion Bartana, Izrael
Tònia Passola, Kataloni-Spanjë
Ricardo Rubio, Argjentinë
Zhang Zhi Diablo, Kinë
Kai-Mai Olbri, Estoni

Antologia - Traducciones de Jeton Kelmendi

Antologia – Traducciones de Jeton Kelmendi

18º Festival de Poesía en Curtea de Argés, Rumania

FUNDAŢIA ACADEMIA INTERNAŢIONALĂ ORIENT-OCCIDENT

Fundaţie şi Organizaţie Culturală – Curtea de Arges, România

Algunos participantes, Curtea de Arges 2014, Poetry Nights

Algunos participantes, Curtea de Arges 2014, Poetry Nights

Cesk Fortuny i Fabre (España), Ricardo Rubio (Argentina), Marian Raméntol (España), ¿?, Bela Clara Ventura (Colombia), Marlene Denis (Cuba), Carolina Ilica (Rumania); DETRÁS: Mary Jane Newton (Hong Kong); RECLINADA: Lana (Rumania).

BASES CONCURSO GUKA 2014

BASES CONCURSO GUKA 2014

Se abre el concurso Guka 2014 de poesía y narrativa.

Se recibirán originales durante todo el mes de abril y mayo

de acuerdo a estos detalles:

 

1- Se enviarán originales SOLO POR MAIL a revistaguka@gmail.com – tema libre con datos personales, estrictamente. Se descalificarán aquellos que no se encuadren en las bases.

2- Poesía y narrativa. Sólo una hoja A 4 doble espacio letra Arial 12 tema libre a elección del autor, no se enviará más de un trabajo por autor. 
Podrán concursar aquellos que lo hicieron en 2013, y ganadores de años anteriores también.
SOLO EN ARCHIVO ADJUNTO Y NO EN EL CUERPO DEL MAIL, uno para la obra y otro para los datos. En la obra deben figurar los datos al pie. Reitera, datos personales aparte pero poniendo el nombre de la obra enviada.

3- NO USAR SEUDÓNIMO, en los datos personales debe figurar la dirección el teléfono y el país de quien concursa. La revista Guka, no enviará los diplomas en casos de ganar, sino escaneados. O bien los entregará al representante en Argentina contra entrega de fotocopia del documento del ganador con su correspondiente fotografía.

4- NO SE ACEPTAN TRABAJOS CON SEUDÓNIMO.

5- No  se responderán preguntas individuales ni por mail ni por Skype, ni por Facebook  

6- Guka se reserva el derecho de subir a Fb todo trabajo ganador con la identidad del mismo también adjuntada al trabajo.

RECEPCIÓN: meses de abril y mayo.  
RESULTADOS:  mes de septiembre. 
Entrega de premios el 9 de noviembre de 2014 en la BIBLIOTECA NACIONAL.

Este año se entregarán tres primeros premios, tres primeras menciones. Y Diez menciones especiales de estímulo consistentes en la revista y un recordatorio.

A los autores éditos, haciéndose cargo de una persona encargada del cuidado de sus libros, se les permitirá la exhibición de los mismos, no así la venta dentro de la BIBLIOTECA NACIONAL. 

 

OJO DE AGUA, poemario de Sofía Blando

Ojo de Agua

 Extracto del texto escrito por Fernanda Salies

presentado en la materia Historia del Arte.

Profesorado de Artes Visuales

El periodista y escritor Guillermo Del Zotto escribe sobre Ojo de Agua:

“Hay verdades minúsculas que pulsan desde otras puertas. Los versos de Sofía Blando tienen algunas de esas llaves. Con esencia de haiku. El haiku es una forma de poesía tradicional Japonesa… La poética del haiku generalmente se basa en el asombro y el arrobo que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza. Este escrito sobre el agua deja la innegable sensación de que algo nos ha rozado. ¿Qué es? “Un pulso herido que ronda las cosas del otro lado” dice Federico García Lorca. La poeta dice “Azul” pero nosotros vemos otra cosa que no es un color.

(…) Con Melisa Cabrera en violín y Ruth Angeletti en saxo, luego de las palabras de introducción a cargo de Guillermo Del Zotto, la propia autora realizará una performance en la que aparecerán algunos de los poemas en medio de la expresión y la música incidental.
Con autoría de Melisa Cabrera y Ruth Angeletti, esta ambientación musical se adapta a los distintos pasajes que tiene el libro, ya que la autora recorrió lugares físicos y metafísicos para poder llegar al puerto de su expresión. Entre la intimidad y la manifestación, la presentación seguramente tendrá momentos como los que se reflejan en el interior del libro, donde, siempre según la contratapa, “Hay verdades minúsculas que pulsan desde otras puertas”.

“El auditorio está lleno, en su mayoría gente con mayoría de edad y más jóvenes interesados en el lenguaje corporal, poético, sonoro y visual. La luz es tenue, las sillas dejan un pasillo en el medio por el cual pasar, luego la escena: un atril con el texto Ojo de Agua, con su soporte cubierto por plumas negras. Más atrás un aguayo y un zafu (cojiín redondo que usualmente se utiliza para Meditación) , a la izquierda un palo de lluvia de madera perpendicular al público y a la derecha otro parado diagonalmente y frontal sobre un soporte. Al lado de este último la saxofonista y violinista sentadas en sillas vestidas de negro. La pared de fondo es de un bordó contrastante con el blanco del resto de la sala.”

 

Para leer el texto completo visiten el blog “Latidos de la Tierra”.

www.latidos-de-la-tierra.blogspot.com.ar

MINICUENTOS GRISES, de Ricardo Rubio

Ricardo Rubio (2011) Segunda edición ,laminada.

Ricardo Rubio (2011) Segunda edición, laminada. ANTARES Literaria

Ricardo Rubio (2011)

Un minicuento del libro:

LA VISITA

En 2050 entré a la casa y la presencia de las moscas no podía más que predecir una desgracia. La puerta estaba abierta, pero el residuo de antiguas alegrías se había diluido como el sopor de la sopa lejana que era ahora el recuerdo de un vaho húmedo y musgoso. Sólo había cáscaras olvidadas por la Parca, que siempre recuerda.

La que fuera una mano yacía despojada de sus nervios, de sus poros, de sus líneas premonitorias que acaso presagiaran mi presencia, la extinción del viejo y las moscas que sobrevolaban los huesos, tal vez hasta el anillo que jugaba en la falange, oscurecido a pura sombra. Las cerdas grises, largas y ralas, vueltas sobre sí, se escurrían sobre las baldosas también grises. Un libro de Anohuil hundía las costillas; recuerdo ese libro que aún no leí. Las moscas no tenían un pretexto salvo el cuchicheo, ningún propósito más que la curiosidad múltiple de sus múltiples ojos.

La podredumbre había terminado años atrás, cuando la soledad del anciano empezó a disimularse en una masa quieta, primero esponjosa, brillante después y finalmente cenicienta y seca.

Ni rastros de los sueños de aquel hombre ni trazas de sus trazos ni visos de sus vicios; ninguna pista de la dicha de los posteriores gusanos, sólo la presunción de algunas bacterias inertes entre olores muertos.

Y las moscas siguieron riendo mientras me iba, ignorando la futilidad del futuro, diluido, sí, pero tejiéndose sin fin.

Salí de mi casa y volví a 2010.

Ricardo Rubio

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52 seguidores