里卡多.盧比奧詩選譯 李魁賢 — RICARDO RUBIO traducido al chino por KUEI-SHIEN LEE

Ricardo Rubio

Ricardo Rubio (Foto tomada en el Café Literario “Antonio Aliberti” por Daniel Grad)

 

里卡多.盧比奧詩選譯            李魁賢

(Ricardo Rubio – Selección de poemas)

.

Traducción del inglés al chino
por el Poeta Kuei Shien-Lee

.

理性盲目在三稜鏡晃動時

(LA RAZÓN ES CIEGA CUANDO SE AGITA UN PRISMA)

 

 

任何詞句都不是你的詞句;

不是你孩子有如雷鳴的

嗓音聲調,

非鬱金香顏色也不是南方微風。

盾牌無法解救你免於恐懼,

你的盔甲無法擋箭。

 

有時,光散射

人眼中留下

混亂空洞。

 

當無數土地上的森林

沒有聯想到樹葉,

當太陽是眾點圍繞著

轉動的一點,

當群星是無法理解的單一

瘋狂巨星的碎片,

而原子堅持振動不已,

作家已然是重要記憶的部分,

雖然他的眼睛沒精神

也無骨,也無熱,也不成氣候,

依慣性,生活計劃熱情笑聲

和科學暗房。

 

然則,男人視擦傷、龜裂、

磨破肌肉為了簡單解決

坦率,

 

和呻吟。

————————————————–

 

紡車 (LA RUECA)

 

有合乎邏輯的請求

在風尾失去蹤影,

於岩石的無限智慧裡

請求空間和科學。

作為晶瑩透徹的中殿,

時間籠罩美麗的裸露之地,

祖先後裔自行塗色

對著從未見過的鏡子穿衣。

 

還有許多其他路可逃。

 

有青綠垂枝

在撫慰山的寧靜,

那裡的礦石與他揹負真理同來。

有人分解那些種籽

相信自己聰明,給編了號碼,

號碼和字母形成文件的奇異寄生物

不會取消我們期待不帶伴手禮的客人。

古老哲學起源的澄明仍然待寫,

星星對鴿子或教義毫無所悉,

但土地賦予花卉昆蟲,

不計算我們、包裝我們,我們恢復沉默。

 

還有許多其他路可逃。

 

有大頭腦和運氣的

偉大思想家,以及先知、

魔術師、僧侶和工程師的對象。

無用的步伐、侵略、殖民、

繞著不知什麼或誰的勇敢旅程、

形狀和圖畫、被強迫改變的對象,

以及對原子核或原子一無所知的原子雨。

因此,牽制我們的土地不是渴望而是避護所,

總之,呻吟發生在沙漠

而尖叫在火山。

 

誰會給我一美元和一桶沙?

誰會教我如何才能一無所知?

 

還有許多其他路可逃。

————————————————–

 

以最荒謬的方式心想事成

(DEL MODO MÁS ABSURDO LA MENTE JUEGA A LA VICTORIA)

 

我前進,不知道情況、暗中摸索,

忘記我要思考,我要呼吸,

我忽略了困境的開始和原因。

即使以非凡氣質掌握命運

出現障礙,摩擦頻繁,

仍可簡單處理,輕鬆應付。

 

我爭取發聲,

把茉莉花植於記憶裡;

我不在乎謙虛,

我不會摔倒而死。

我的願望沒有休止。

 

在真材實料的熱食,

孩童的耳語,

所愛女人面前,

閃閃發亮的光欲加以熄滅的

武功、陰謀、動搖、疲勞、嘗試

提出警告已嫌遲。

 

在屋內,你夢想快樂合唱,

照明的燈光亮度,

排練雜耍的孩童們。

在街上,兇暴從不唱歌,

而是偽裝喧鬧、行騙,

並玩弄世界。

 

宇宙中沒有基數,

所以復原不是失敗。

我放棄盾牌,卸下鎧甲,

我渴飲,振動了夜晚雷響。

————————————————–

 

面對事物本性的火燒反思

(CAVILACIONES DE PESO FRENTE A LA NATURALEZA DE LAS COSAS)

 

對抗健忘,時間在我

請求他的分享,他的報復;

警覺我忘了偉大的命運

在閃逝的微笑手中

或者在歷史每一週期

未經整理的空白裡。

對抗健忘—像花所說—,

每次接觸都是外來種在振蕩。

 

也許慾望只在目前,

他們用夢想或是

可以回報的擁抱在描畫未來。

接著而來的是聲音和悲嘆,

預料不到的走廊,

蒼白的醜行。

或許哭泣是夢想的一部分,

不休止振蕩的一部分。

 

在時間的風中,空氣、土地

樹木和河流,一切自然

編織麻木信仰的法則,

一切自然拒絕弱者的寬恕,

播下懲罰的動詞,

尋求戰鬥。

 

現在,我的手不准擊劍,

譴責劍在空間內

對遙遠記憶的重力

也不思考史詩的意義。

 

喧囂傳說未經整理

在我不想要贏得正義戰鬥,

正挑戰燃燒的火焰,

把光照耀於基本原理時,

到底我是誰,

然而,命運以永恆的醉意

笑著喜歡今天。

————————————————–

 

他們強迫我隱藏影子

(FORZARON ESTE ESCONDITE BAJO LA SOMBRA)

 

我們知道我是黑色鋼筆,

一個隱藏號碼。

為什麼我的話要保密?

因為我在黑暗中游泳,所以喜歡

或者是晶瑩聲音令我厭煩?

黑話、曖昧的言語

奧祕聲音在我複印本裡

太過低聲細語。

在過去失落的日子,

他們用長長的手指指著我

隨後隨便讓我活著

咀嚼悲慘。

只有我嘗試超脫悲傷、

虛榮、沉悶,酸腐,

不敢相信

沒有足夠希望

對抗不公。

————————————————–

 

我的國家鼓勵孤獨

(MI PAIS ALIENTA LA SOLEDAD)

 

知道我活活醒來

在悲傷的國家

當陽光敲擊

我的窗戶木材。

 

已知道我呼吸,

我唱歌,我獨自體會。

 

據說這時候

影子觸怒我,

侵犯我。

 

都說那邊有關我的文字:

諷刺我的嘴

或是攻擊我的思想。

 

整夜醒到天亮

我前往遙遠根源的詩篇

所以很高興。

 

我始終知道,無所謂。

————————————————–

 

周圍  (ALREDEDORES)

 

群鳥

在午後,

 

百合

和沈默,

 

無限的

紅色背景,

 

都活在

這小小的心裡。

————————————————–

 

於茲永遠  (ETERNAMENTE AHORA)

 

始終已經釘在眼前。

每一瞬間,微小的一秒,

無限此刻在培育和礙阻

出現猶豫不決:

瞬時,短暫。

不可行。


Kuei-shien Lee

Kuei-shien Lee

Kuei-Shien Lee (1937) es un autor y poeta taiwanés. Comenzó a escribir poemas en 1953 luego de graduarse de Ingeniero Químico  en el Instituto de Tecnología de Taipei. Lo caracteriza su escritura del verso extendido en Hokkien taiwanés y es una figura influyente en el movimiento de la literatura de su tierra. El trabajo de Lee aparece en varios libros de poesía publicados en 2001, 2002 y 2003. Su “Requiem del incidente del 28 de febrero” fue musicalizado en 2008 por el compositor Fan-Long Ko. Ha sido traducido en Japón, Corea, Rusia, Nueva Zelanda, Mongolia, India, la ex Yugoslavia, Rumania, Grecia, España, Holanda y Canadá. Li también ha traducido poemas y colecciones editadas de poemas modernos de Italia y otras fuentes europeas. Fue presidente de la Fundación Nacional de Cultura y Artes de Taiwan. Desde 1976 es miembro de la Academia Internacional de Poetas en Inglaterra. Fundó el Taiwan P.E.N. en 1987 del que ha sido Presidente. Galardonado con el Premio de Poeta Distinguido de Corea (1994), el Premio Taiwán de Poeta de Rong-hou (1997), el Premio Internacional de Poetas de la India (2000), el Premio de Literatura de Taiwan Lai Ho y el Premio de Cultura Premier (2001), el Premio Michael Madhusadan (2002), el Premio Wu San-lien de Literatura (2004) y la Medalla de Poeta de la Fundación Cultural Mongol (2005). En 2001, fue nominado para el Premio Nobel de Literatura por la Academia Internacional de Poetas de la India.

RICARDO RUBIO en tres poemas traducidos por GIUSEPPE NAPOLITANO

RIcardo Rubio y Giuseppe Napolitano. Fotografiados por Kamran Mir Hazar

Ricardo Rubio y Giuseppe Napolitano. Fotografiados por Kamran Mir Hazar

Tre poesie di

Ricardo Rubio

da  Rapsodía gris

                            tradotte da Giuseppe Napolitano

 

 

Nel modo più assurdo la mente gioca a vincere

Senza sapere avanzavo a tentoni
dimenticato il principio e la ragione del dilemma.

Perché presi il destino con misura
e venne il castigo per le cose frequenti
e le abbondanti e quelle facili.

In tutta la terra ho combattuto
per raggiungere questa voce
per seminare gelsomini nel ricordo
della mia casa e dei miei occhi.

Non ebbi indugi né prudenza né doppiezza
il mio desiderio non conobbe riposo.
Compresi tardi che l’impresa cospira scuote sfinisce
e combatte la luce che risplende
al caldo di un sincero nutrimento
all’orecchio teso al sussurro di un figlio.

Ebbi sempre in casa un coro di allegria
mia moglie brillava i bambini giocavano agli indiani
fuori invece mai cantava la ferocia
– marcia soltanto lanciando voci di potere.

Ora so che questa spada si torce nel mondo
e così ancora a volte si stanca e si trattiene.
Non ci sono numerali nel cosmo
non c’è via per il ritorno.
Lascio lo scudo e mi sciolgo le cinghie
bevo la sete e scuoto il tuono della notte.

———————–

 

Gli occhi si chiudono alla danza
o si aprono al dolore

 Si veste l’albero di rughe e silenzio
– con la sua forza antica va e viene nell’aria.
Si prende l’ultima goccia dai fossati
verso un torrente invisibile
che non raggiunge la sua pelle muta.
Quando avvolge la montagna la sua sete e la tristezza
il cielo lo vede alzare le braccia al vento.

Navigherò in eterno per comprendere questo perché
questa chiocciola confusa che affoga tra sabbia e sale
quest’ambizione che cade in mano all’intolleranza
questo falso ristagno dell’idea.
Come vedere l’altro lato dello specchio
se il nucleo è nella carne?
Come essere chi sono quando svengo?

La vita si accorcia si accosta alla vecchiaia
si corrompe e si confonde.
Il delirio invade le forme la ragione vacilla
la nudità tenta un colore nelle tenebre
e cerca una specie una stirpe una tribù
un fondamento in cui seminare l’aria.

Ma si fa notte la luce e nebbia e sonno
confusione di iridi all’ombra di un noce.
Miserabili passi disegnano un andare
debolmente mediocre.

Per la nudità il tramonto è un vertice eccessivo.

 

———————————-

 

Nulla sappiamo se non il malinteso

 

Mi fingo distratto mentre agito altro tempo
che infiamma il cuore dell’alba.
Chiudo gli occhi immaginando i segni
di un linguaggio universale.
Cerco ragioni mentre palpitano
tristezze sparpagliate nelle crepe
di uno spazio perplesso.

Quando il giorno schiude passaggi
la lucidità assorta si spaventa.
Con quale veleno soffochiamo l’insistenza
e l’illusione se nessuno ha la luce della distanza?
Nessuno è signore del colore della sera.
La coscienza navigò millenni per giungere qui
e forzò un uomo stordito
in mezzo alle pietre.

Ci sono alberi feriti dalla sete
uccelli rantolanti di paura
piccoli pesci che lottano contro l’inverno.
Ma ci sono le mani di una donna
che si allungano sulla mia schiena
mitigando la ferocia della vita.
Così avverto le carezze e le offese.
Adesso gli anni mi tormenteranno sempre
e sono appena silenzio
al fondo di un gesto.

.


Giuseppe Napolitano

Giuseppe Napolitano

Giuseppe Napolitano nació en Minturno en 1949 y reside en Formia.

Ha publicado los siguientes libros de poesía:

Momenti (1970), Dentro l’orma (1978), Maschera (1978), Se rincorri un po’ di ieri nel domani (1989), Haiku (1990), E poi… / Et puis… (traducción al francés de Antonio Agnisola, 1991), Creatura (1993), Poesia / non poesia (1994), Gaeta. 17 cartoline (con dibujos de Mario Magliozzi, 1996), Parola di parole (1998), Ritornello di apparenze / Refren de aparenze (traducción rumana de Ana Covaciu, 1998), Cuore di sabbia (1998), Partita (1999), Sin remedio / Senza rimedio (traducción española de Carlos Vitale, Save As, Barcelona, 2000, al que pertenecen estos poemas), Equilibrio variable / Equilibrio variabile (traducción española de Carlos Vitale, Emboscall Editorial, Vic, 2000), Passi. Pensieri di poesia (2001), Passaggi (2002), Insieme a te io sono nato ancora (2003) y Alla riva del tempo (traducido al esperanto por Amerigo Iannacone, 2005).

Ganador de importantes premios literarios, ha escrito diversos ensayos (entre otros, sobre Italo Svevo y Tempo letterario, 2006) y ha traducido al italiano I nostri anni via in un sospiro del poeta irlandés John Deane (2000) y Sestine di Campodimele de la poeta francesa Nicole Drano Stamberg (2002), además de poemas de Catulo, Horacio y los líricos griegos arcaicos.

Ha creado un sello editorial (la stanza del poeta), con el que ha publicado desde 2005 más de 30 libros suyos (entre otros: Vola alta, parola, La norma della diversità, Lodeve 2006 e Il tempo trovato) y de autores italianos (A. Iannacone, U. Piscopo, M. Carlino, etc.) y extranjeros (C. Vitale, G. Drano, S. Negrouche, G. Vega, A. Tufa, Á. Serna, etc.).

EL OTRO QUE HABITO, poemario de JORGE BACH

Presentación del poemario “El otro que habito”, de Jorge Bach, en la Biblioteca de Pinamar. el jueves 8 de dicembre de 2016.

"El otro que habito"

“El otro que habito” de Jorge Bach.

 

Jorge Bach con Cristina Daniele.

Jorge Bach con Cristina Daniele.

 

 

Jorge Bach en la Biblioteca de Pinamar.

Jorge Bach en la Biblioteca de Pinamar.

Jorge Oscar Bach nació el 3 de agosto de 1964 en la localidad de Morón. Es profesor de literatura, Licenciado en Enseñanza de la Lengua y la Comunicación y Magister en Comunicación, Cultura y Educación por la UAB.
Participó del grupo literario La Luna Que y es fundador del grupo Arte en tus manos cuyo propósito es fomentar la labor de y en artistas jóvenes y adolescentes.
Sus trabajos pedagógicos fueron publicados en Bolivia, Chile, España y México y en los libros de Salvador Ottobre “Profe no tengamos recreo” y “Dónde quedó mi Tamagochi” en la República Argentina.
Es ensayista y autor de los libros “Historias del fin” (relatos breves) y “Jazmines de la calle oscura” (poesía). Sus obras fueron publicadas en diversas antologías.

———

Prólogo del libro:
El dolor del exilio, “No soy más que un extraño”

Desarrollado a partir de un yo poético que recorre lugares conocidos y cotidianos, el poemario de Jorge Oscar Bach fija la mirada en imágenes que muestran un mundo al que se pertenece y no. Así, la contemplación se convierte en una exploración persistente y cruda sobre la paradoja humana de ser observadores, críticos y participantes de un mundo del cual hay que separarse: me desprendo/con sumo cuidado/de las vacilaciones/y camino por las calles.
Este yo interroga al mundo, medita y concluye que el exilio es la herramienta primera e imprescindible para cuestionar y transformar, mientras por los espacios/transita el mundo,/en la fuga/apenas distingo las sombras/que se funden en el suelo (…). El denominador común en El_otro_que_habito es esa mirada extranjera que se aleja para sobrevivir, soy quien habita la calle, /las ruinas, /las sombras. Es necesario, nos dice, mirar desde afuera, alejarse para ver y comprender, Migro, /no mires con recelo. /Duele este lugar de lejanía.  
El tono es coloquial, una voz serena y sin estridencias transmite, sin pausas, el mundo que ve, Acaso sobreviva en la metáfora; /la realidad hiere. Su propia percepción es el eje que ordena el mundo, Siempre estoy allí/aunque nunca llegué del todo.  Invita a un recorrido, a un paseo por lugares, experiencias y recuerdos, a compartir la percepción: Percibo un recuerdo, /una silueta/velada detrás de la niebla. /El ojo saborea esa incomodidad, /es el testigo/o el verdugo que afila los temores. /Podrás decir que es una pesadilla, /es el silencio/con el que me acostumbré a caminar/sobre empedrados musgosos/y recuerdos húmedos.
En estos poemas conviven y se asocian lugares, memorias, sucesos habituales. Se enriquecen en la yuxtaposición, la confluencia, el cruce de referencialidades. Convierten la mirada en reveladora, no soy quien anhelo, /sino un vínculo con el mundo/que gime por arrogancia; /un vínculo/con la sombra de la muerte; /un vínculo/que se revuelve en soledad. De allí que este libro fusione cinco zonas (Despierto, Y lejano al corazón, Lejano al tiempo, Lejano al mundo, Reclamo la vida)  y un Apéndice.
“Despierto” – Reúne poemas vinculados a la temática temporal y la inevitable fragilidad humana: Somos el blanco de una metáfora. Soy tan leve como la hoja. El tiempo siempre/parece lejano, /un latido extraviado/que se vierte en cúmulos de sangre/embebidos de poesía. Vengo de los laberintos/con las virtudes de la norma/y del error.
“Y lejano al corazón” – Los poemas que ahondan sobre las tareas inconclusas o imposibles de concretar: Existir en el viento/como un manto de hojas/que en el otoño/se lleva la vida. Renegarán las aves de su eufonía/habrá silencio/y algo que fuimos caerá del despojo. Yo sé que el tiempo pasa/y que no soy más/que nostalgia de lejanía. (…) mucho de lo que no he vivido/ya no podrá ser/y mucho de lo que esperaba/jamás será.
“Lejano al tiempo” – Poemas cuya materia cuestiona el destino, la fugacidad de la vida y a dioses perversos y poco compasivos con la especie humana: (…) es la naturaleza de la especie. Los atrajo el gemido de la lápida, /el hueco mórbido, /la fosa vana. (…) al fin descansan/y la luz, que antes/les avivó los ojos, /barro y gusano/la condenaron/a la oscuridad del hueso. El tiempo/nos cambia la visión del mundo. Es el final del día, /de la fuerza de los ciclos, /de la costumbre de esperar/la mañana/hasta el tiempo/en que ya/no temamos a la muerte. Transito el otoño/algunos brotes perduran/los restos resecos/se entregan/al fastidio del tiempo. Huyen los días/y, mientras huyen, /todo se hace breve, /inseparable, /profundo, /colmado de la vida/que solo conoce/el límite de los años.
“Lejano al mundo” – El poeta reflexiona sobre el tiempo y la muerte: Quién se atreverá a hacer silencio/para escuchar/la sentencia del atardecer. No tolero/el olor a viejo ni la angustia/ni la sombra/que se adueñó de las ventanas. /No voy a huir; /ensayo un desafío/y me bato/con los ojos cerrados. Soy un martillo/encadenado a un yunque/y cada golpe se hace eco/de voces, gritos, gemidos. /Y los busco y los sigo/y lucho por retenerlos/y una y otra vez y siempre/y siempre vuelvo a las batallas, /en inacabables eras, /en inacabables círculos piadosos. (…) ya no sé cuándo fui atado/a la roca oscura de Prometeo, /ni a la rutina de Sísifo; /acaso lo hice yo/o fue la palabra mágica de los ancestros/o la burla de los dioses, /no lo sé; /pero en algún momento/algo o alguien ofrendó esta sangre/y la hizo mi condena. La diferencia es el tiempo, /su paso o su dimensión.
“Reclamo la vida” – Los poemas que giran en torno a la inevitabilidad del destino y al amor como refugio y salvación. Luces y sombras se conjugan y dan paso a una esperanza: Penumbras, /no las voy a evocar. /Así espero/que tu sombra invernal/no se extienda con el sol.
“Apéndice” – Poemas dedicados al padre. Las pérdidas y la orfandad, son analizadas sin tregua.
Dueño de un estilo  intenso y despojado, Jorge Oscar Bach nos sumerge en el pensamiento más profundo con lenguaje cotidiano y directo. La lectura es ágil, los versos fluyen armónicos y conducen por un camino que nos lleva a una subjetividad que propone nuevos rumbos, otra manera de cuestionar la existencia y su relación con lo real, Soy un sonámbulo, /presiento lo que soy/y en inquietantes guiños de oscuridad/descubro/el sentido de lo que espero.
Su poesía describe situaciones y lugares, se interroga por el sentido de la existencia y plantea una poética que muestra la búsqueda de la palabra justa, precisa para romper con la tradición y construir un universo que nos invita a compartir.
Sentido y ritmo transmiten, develan un yo poético que vaga por el mundo, contempla y se contempla, se sabe observador y no puede evitar preguntarse por la existencia misma. Mirada y pensamiento conectados con las preocupaciones ancestrales: el devenir del tiempo y la paradoja de aprehender el mundo y alejarse para hacerlo: En eso consiste la tristeza de errar, /en la vida que te llevás/como ave nocturna.
La escritura en El otro que habito representa ese devenir en curso inacabado y eterno, la distancia del yo con su objeto, el cambio, la transmutación, la relación con la naturaleza y el paisaje: Al fin y al cabo, /la única forma de resistir la historia/-entiendo-/es esta palabra/que no renuncia a lo que soy.
Un lirismo puro, casi arcaico, señala la pertenencia, la fragilidad y el dolor por el exilio, es canto de tristeza/y no puedo evitarlo. Este libro de Jorge Oscar Bach convoca a la aventura, su lectura es el desafío de aceptar la precariedad humana y ver en estos poemas su condición mediadora para cruzar los límites de lo cotidiano y ver más allá esos “otros mundos” que están en éste, al decir de Paul Eluard.

Cristina Daniele

Poemas de Jorge Bach

Diario del silencio

Percibo un recuerdo,
una silueta
velada detrás de la niebla.
El ojo saborea esa incomodidad,
es el testigo
o el verdugo que afila  los temores.
Podrás decir que es una pesadilla;
es el silencio
con el que me acostumbré a caminar
sobre empedrados musgosos
y recuerdos húmedos.

Síndrome otoñal

A mis hijas

Mientras las hojas
entregan al otoño
la sequedad de los tejidos,
abrazo a mis hijas.
Es lo que puedo hacer;
en tanto,
soy tan leve como la hoja.
El tiempo siempre
parece lejano,
un latido extraviado
que se vierte en cúmulos de sangre
embebidos de poesía.
No quiero la tristeza
ni la soledad
ni decir lo que debería.
Se acerca el tiempo
de preparar los gajos,
de regalar un rosal
para que algo quede,
para que no todo se pierda.

El polen, la memoria y el viento

Existir
como el polen
sustraído
por el viento.
Recordar,
suspirar,
anidar
las garras
bautismales
de la memoria
y la blancura
del jazmín.

Lejanía

Migro,
no mires con recelo.
Duele este lugar de lejanía.

 

 

 

DE PERFILES, VÉRTICES, PLANETAS, CUERPOS, ÁRBOLES Y ESCENARIOS y NUMB, LA ESPERA SOSTENIDA, primer poemario de BEATRIZ PÉREZ SÁNCHEZ

BEATRIZ LA DE JULIANA Y MARIAN (*)

¿Y tú de quien eres? preguntaban los exilados al regresar al pueblo después del genocidio que siguió a la derrota. Y tú decías los motes de padre y madre para que los exiliados orientasen sus sandalias sentimentales hacia una genealogía tan llena de nostalgia como de perplejidad. Coño, tan chico y eres hijo en vez de nieto, no preguntaban sino se decían así mismos tratando de volver a situarse en aquel intríngulis de lejana cercanía que eras tú frente a padre y madre, aunque los abuelos no dejaron de contar. Es que nací muy tarde, dicen padre y madre que me escapé, que ya se había pasado la hora de nacer.
De perfiles, vertices, planetas, cuerpos, árboles y escenarios y Numb, la espera sostenida
No pasa lo mismo con este poemario que tengo vigilado con los párpados del hambre, como sucede con la primera novia, el primer viaje a solas, el primer curso de la uni de una nieta, quizás el primer beso, la primera vez de todas las cosas. Yo sé que Beatriz Pérez Sánchez tiene buena salud literaria porque es de Juliana Mediavilla, la filóloga que destruye distancias con los misiles de la literatura, la madre de Ricardo, la que no presume que sabe sino que sabe. Y también es de Marian Raméntol, que es varias tormentas de expresiones artísticas, pero a quien la literatura le hace expandirse más allá de sí misma siempre, en un boca a boca con otras gentes y otros universos que delatan su apostolado sin segregaciones.
Lo primero que hay que agradecerle a Beatriz Pérez Sánchez a la hora de su primer poemario es que se haya salvado de la abundante tentación de escribirse en vez de escribir, y que lo que hay de ella en los poemas parece llegado de fuera, como una influencia de una dibujante, una retratista, una pedagoga que se mira, se estudia y se dice con un comunal lenguaje lejos del misticismo laico que al final siempre es una trampa que aleja más que acerca.
Por eso la natural consecuencia ante Beatriz Pérez Sánchez es que no abdica de sí misma para quedarse en un mundo de emociones, sino que se adentra más fuera y provoca reflexiones.
Yo soy polígamo, amo la poliandria, y no se me pueden pedir exclusiones porque eso es como renunciar a tantas cosas donde bebemos a diario nuestra hermandad con la esperanza. Pero si tuviera que quedarme en la monotonía de una monogamia y dejar en la cuneta todo lo demás, me quedaría con sus poemas cortos. No hay en ellos una sola coartada, como cuando los surcos de la emigración del campo a la ciudad obligaban a las familias a compartir piso con derecho a cocina, perdiendo intimidad e independencia.
En la fecunda brevedad de las entregas poéticas de Beatriz Pérez Sánchez está el aviso, el telegrama, la punta del iceberg de su independencia. De su intimidad ni hablo, porque un territorio tan sagrado siempre sobra en un poema, y sólo es un recurso llenito de pobreza.
A lo mejor desbarro si, atento lector, parece tremendismo decir que en el primer poemario de Beatriz Pérez Sánchez hay tanta filosofía como sentimiento.
Dicho así, con una rotunda elementalidad, puede parecer que jibarizo una ambición literaria, que minimizo el mundo emocional de donde nació el libro. Y sin embargo la intención es justamente la contraria: proclamar la transversalidad de un libro que sirve para todos porque todos lo escribiríamos al vernos en él.
Evidentemente hay en el libro árboles y trenes insustituibles. Y alguna tarde que se despertó áspera, pero con una seducción imposible de erradicar de la memoria. Y hay también algunos enigmas que este lector tozudo pero imberbe no acierta a descuartizar. Me refiero a la identificación del ritmo, la cadencia, el fantasma de la prosa poética cuyas lindes a veces se organizan o se desorganizan para sustraernos la serenidad de las lagunas, o la difícil identificación de las besanas.
Para un anarquista sentimental como el que firma, esto no tiene importancia. Porque lo que cuenta es andar explorando hacia adelante sin sonambulismos. Un purista, acostumbrado a hermetismos doctrinarios, haría algún reproche.Beatriz Pérez Sánchez
Está muy claro que la asonancia/rima de la página 36, por ejemplo, es una imprescindible provocación: ahí está el poema. Sin embargo algunas asonancias turcas parecen fruto de una falta de reposo. No pasa nada, una cosa son las víboras y otra muy distinta los grillos, aunque yo, que sé que nunca África tuvo la llave de la primavera, las hubiera evitado. Más que nada porque hay quien se queda solamente en los lunares.
Si auscultamos adobe a adobe el lenguaje y desembocamos en el vocabulario, veremos que este es aguerrido, vertical, crónico, múltiple, tertuliano, personal y sensible. Como si la escritora, al salir a escribir, entrase en una geografía interior donde vive varias vidas, quizás una en cada poema. O una sola vida que se va enseñando, como los cronistas oficiales de una ciudad (también vale un barrio) van construyendo parte de su historia a medida que van dejando huella de los sucesos o de las ocurrencias.Esto es imprescindible para adecentar la lectura, erradicando la monotonía no sólo temática sino formal: cada toro tiene su lidia y el torero que no entienda eso debe dedicarse a otras cosas más llevaderas, como dar clases de corte y confección por correspondencia o curar catarros. Por ejemplo.
La pasión por escribir no se inventa, y el oficio de escribir va al compás del tiempo y los acontecimientos. Escribir es hablar consigo mismo y con los demás, conjugarse en una conversación simultánea, propagar la noticia de que existes, te pasan cosas que no te sobran sino que quieres compartir como los barcos se reparten cachitos de mares, abrir las puertas del corral donde los gallos de la madrugada esperan el alba y los prados, ser más locuaz y más loco que los demás y que estos te acepten porque al leerte, crecen.
En Beatriz Pérez Sánchez se dan estas condiciones, parece que su primer libro tiene tempero para los siguientes. Porque alerta y no aburre.
En todo el libro aletea suavemente una salsa de simbolismo que en ocasiones se convierte en surrealismo. Por este camino caminaron todos los poetas importantes, alguno encontró ahí la cima, pero ninguno se quedó.
Porque el poeta que escribe el mismo poema o se viste con el mismo vestido, aunque se endomingue, tiene muy cerca el final de sí mismo. Y lo peor de todo: que la agonía no llega por decisión propia, como la de Sánchez Ferlosio, o porque el pozo se seca con un solo sorbo aunque sea de cava, como Carmen Laforet, sino por aburrimiento.
Hay poetas que empiezan y acaban en un solo poema, aunque lo escriban cientos de veces. Entonces ya no hablamos de otra cosa que de hastío o pereza de un lector al que le gustan los menús de varios platos, como en las bodas de mi pueblo.
Un poeta es un vicioso de la evolución, a veces a su pesar, pasa de la promiscuidad al sosiego a solas, y cuando acaba su vida, acaba su obra. A veces sucede un leve milagro en el que una poeta recién llegada se multiplica en un único instante, el del libro, como si fuera una antología de varias ansias, de casi todos los sueños. Y entonces un purista diría que al libro le falta una médula unigénita que le identifique, o que se ausentó algunas veces la técnica.
Esto no vale más que la certeza de que el libro es un punto de partida, cuajadito de ganas y no seco de nobles ambiciones. A partir de él,     la lengua literaria que no entiende de silencios o si no el libro no sirvió para mucho.
A mí me parece que este primer poemario de Beatriz Pérez Sánchez es una buena conexión de aguas mansas y aguas bravas, aunque estas últimas se resguarden bajo la máscara de la serenidad, como la tía Tula escondía sus pasiones.
Un libro no nace para quedarse. Un libro sale al campo para propagarse y crecer. Yo creo que Beatriz Pérez Sánchez está en ello.
                                                                                                                             Valentín Martín
(*) Marian Raméntol

UN POEMA DE MARIAN RAMENTOL A JORDI VIRALLONGA EGUREN

ME AGACHO SILENCIO ABAJO

Jordi Virallonga Eguren

Jordi Virallonga Eguren

                             A Jordi Virallonga Eguren

Afincada en las horas bajas,
donde los pórticos despiden a las sombras
demasiado maduras,
y el desmayo de las calles
se escribe en el último murmullo del estanque,
allí, en el rincón residual de una mirada,
extiendo los brazos
hacia el pecho ardido
de un sol innecesario.

Suspendida y entelada,
amamanto azules primigenios
mientras mi casa traslada su penitencia.

Deshago la boca arrastrada de la noche
para que el mundo no duela, para que
los hijos seniles no se arañen los pies,
jugando – con catástrofes de chapas torcidas-
a inyectarse el frío y a apuntar bien lejos,
con ametralladoras de leche rancia
y munición labial sin apetito.

Me agacho silencio abajo, muy abajo,
para que todo pase, pero no pasa nada.

Marian Ramentol

Marian Raméntol

 

Festival de Poesía en Safi, Marruecos

safi

FRANK HERBERT: EL HOMBRE COMO PROYECTO, por Ricardo Rubio

                                              “Arrakis: el planeta conocido como Dune; tercer planeta de Canopus.”

"Dune" de Frank Herbert

“Dune” de Frank Herbert

No hace mucho tiempo, por mérito de una producción cinematográfica, se popularizó cruzando todas las fronteras, una llamativa pieza de ciencia ficción: “Dune”, primera novela, de una saga de seis, del periodista, fotógrafo, ecologista y, a la postre, escritor Frank Herbert.FRANK HERBERT - PROYECTO 40 Desde un principio sorprende el profuso contenido esotérico y el amplio y ecléctico manejo simbólico, ora arquetípico ora subliminal, que va edificando una concepción mística tan difícil o tan fácil de entender como cualquiera de las conocidas. El cúmulo de conocimientos desplegado en la narración evidencia que el autor se ha interiorizado, con un interés que trascendió la necesidad expresiva, en prácticas y concepciones de distintas magias religiosas, de las que ha tomado principios universales y que luego, enlazados con los suyos, ecologistas, no tarden en pregonar que, en la vida de un ser humano civilizado, lo más importante enraíza en la seguridad interior, en la integridad y coherencia, la persistencia de la fe en sí y en el desprecio por lo artificial, universo en el que cada día estamos más inmersos, llámese robótica o informática (el triunfo final en Dune está posibilitado por la mediación de un animal propio del planeta Arrakis, un gusano gigante —Shai-Ulud—, y por la fuerza interior de un hombre que se exterioriza por medio de “la voz”, con la que un adepto adiestrado logra controlar a los demás u obtener con ella la potencia de un arma letal).

"Dune", película.

“Dune”, película.

En un segundo momento, nuestra atención será sorprendida por las múltiples e intrincadas acciones de los numerosos personajes. Con un clima general basado en el misterio y en las intrigas, utilizando afluentes clásicos: lo cortesano, por ejemplo, y lo honorable y la fidelidad, Herbert describe psicológicamente todas las intenciones del personal que interviene en su fantasía, sin perder de vista los pensamientos: las especulaciones y los recursos de los mismos (característica que aparece asiduamente en su discurso); y va tejiendo una maraña que, con la seriedad de un tema decisivo, se comprende sin demasiado esfuerzo, pese a lo que pudiera creerse por las abigarradas acciones de tantos insólitos como originales personajes.

Frank Herbert

Frank Herbert

Frank Herbert no repetirá en las siguientes cinco novelas de “la especia” ni en “Proyecto 40” el clima tenso y emocional del primer tomo de la saga “Dune”. “Proyecto 40” nos delata a un escritor apresurado por concluir una historia que no termina nunca de desarrollarse, de rica imaginería y de gran factura, concluye abruptamente, como si una fuerza superior lo hubiese obligado a terminar (¿contrato quizá?). Lo cierto es que en Proyecto 40 los personajes carecen de importancia, y este concepto es totalmente opuesto al de “Dune”, pero es también opuesto al concepto de cualquier lector, que no puede -ni tiene porqué- separarse de su subjetividad, si bien en la novela se nota claramente el intento de Herbert de destrozar protagonismos e imaginar al hombre en una comunidad absolutamente “lógica” con el comportamiento social de las abejas (el comportamiento de las abejas es práctico -lo lógico es otra cosa-, es simplemente el quehacer de una especie que comparte la tierra).
Pienso que un autor de novelas debe considerar las segundas implicancias de sus conceptos: en el caso de “Proyecto 40” se expone una concepción trascendental de la vida que atenta contra la identidad de un modo masivo, una olvidada especie de idealismo objetivo que no puede conducir de ningún modo a la verdad (imposibilitado por definición), ya que le da al individuo lo que quiere desde el punto de vista animal y no lo que el individuo necesita desde el desarrollado punto de vista humano. Es preferible “Dune”, donde cada personaje se manifiesta tal cual es, y se exponen claramente y en primer plano los valores que hacen que aún conservemos la esperanza en nuestro mundo.

Ricardo Rubio

Ricardo Rubio