HERO – CARMINA, poemas al héroe de todos los días (Ventana de Jorge Maxit)

Alfredo Jorge Maxit

(Ventana de Alfredo Jorge Maxit)

POEMAS AL HÉROE DE TODOS LOS DÍAS (HERO – CARMINA),

AL HOMBRE COMÚN, es el último libro del poeta, novelista, dramaturgo, traductor, Ricardo Rubio. Su autor ha ido ensanchado su mundo poético al tomar contacto con autores y países del mundo. Les transcribo el poema introductorio de Hero – Carmina y un comentario de Amadeo Gravino sobre el mismo.

.
Liminar

Hero – Carmina

El niño despierta al mundo cuando advierte la destreza.
Deshoja lanzas y arquería de fresno,
trepa al paraíso y recorta horquetas para llegar más lejos.
Poco a poco domina el arte de las piedras,
da filo a las espadas de palo y pratica la alegría.
Luego llegan las mañanas del alfabeto:
las líneas cruzan el papel y el lápiz cristaliza la memoria.
El artificio de esa magia llena el espacio,
da cuenta de realidades tan lejanas como baldías,
toma la voz de un mapa y ordena letras más allá del silencio.
A veces los dedos cierran las vocales y abren la desdicha;
otras veces, el dolor en punto de la noche siembra un velo en la razón.
Tiznado entre la inercia y los sueños
el héroe empieza a vivir jugando al desenlace.

Comentario de Amadeo Gravino.

“Hero – Carmina abre con una frase muy significativa de Thomas Carlyle: Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate…
Esta cita de Carlyle, sumada a una nota liminar aclaratoria de Rubio, nos hacen notar que la intención del poeta será referirse al héroe de todos los días, a las permanentes batallas libradas en su devenir por el héroe de todos los días, es decir el hombre común.
Y lo hace apelando directamente a la poesía épica clásica, apelando a las estructuras formales de la canción de gesta tradicional, para mostrarnos en detalle las peripecias de esas batallas diarias de los seres anónimos que pueblan el mundo enloquecido que nos toca padecer.
Este es un trabajo serio que se va desarrollando sin trabas, con naturalidad desde el niño, sus primeras sensaciones, sus sueños, sus mitos iniciales, hacia el incierto futuro que lo va envolviendo (¿lo va hundiendo?) en el tiempo posterior que lo llenará de desconcierto, fracasos y frustraciones.
Quiero hacer notar que resulta muy apropiada la riqueza de lenguaje épico y también la secuencia rítmica empleadas a lo largo de los distintos pasajes de la obra, ambas también densas y contundentes hasta el punto de lograr la plena identificación emocional del lector”.

COMO UN NOCTURNO DE CHOPIN, de Amadeo Gravino

14x20, 16 pag.

Poesía (2001).

UN SUEÑO DE MODIGLIANI, de Amadeo Gravino

11x18, 48 pag.

Poesía (2011).

Colección MicrOmegas Nº 7.

MONODIAZUL – JOSÉ MARTÍNEZ-BARGIELA – Apostillas de los amigos

14x20, 68 pag.

Apostillas de algunos amigos de José Martínez Bargiela: Luis Raúl Calvo, Jorge Luis Estrella, Susana Fernández Sachaos, Carlos Kuraiem, Susana Lamaison, Graciela Maturo, Alberto Luis Ponzo, Ricardo Rubio, Andrés Utello, Antonio Requeni, Manuel Cao Corral, Carlos Enrique Berbeglia, José Luis Álvarez Fermosel (“El caballero español”).

Notas y comentarios (2011). Arte de tapa: Caricatura de José Martínez-Bargiela de Sciamarella.

————————————-

José Martínez-Bargiela (España, 1921- Argentina, 2009)
“Un artista non só é libre cando renuncia ao público masivo, un verdadeiro artista necesita ser un grande e honorable ser humano. Tal foi o caso de José Martínez-Bargiela.” (Ricardo Rubio)

————————————-

JOSÉ MARTÍNEZ-BARGIELA
Bibliografía

Poesía:

Poemas al sur de Finisterre (Edigraf, 1982).
Poemas al este de nuestras Rías (Edigraf, 1983).
Poemas al noroeste del río Miño (Edigraf, 1983).
De las fuentes al tiempo (Edigraf, 1984).
Veiramar y El libro de los soliloquios (Lacethia, 1985).
Faros de luz y sombra (Carollo, 1985).
Meandros para  un retorno (Carollo, 1986).
En tránsito de lunas (Platino, 1987).
Los restos de un cometa (Lacethia, 1987).
Responso para una balada (Carollo, 1988).
Requiem para un canto patagónico de ausencias, ilustrado por Pier Cantamessa (Platino, 1989).
Buenos Aires vertical hacia los puertos (Platino, 1991).
Travesía atlántica de un imaginario poeta negro (1992).
Máscara de los Andes (Platino, 1993).
Hojas de palisandro (Nueva Generación, 1997).
La novia del navegante, cuyos versos inspiraron la Cantata “Alusiones”, música y orquestación de Mario Cosentino.
Los ávidos laureles (Sociedad de los Poetas Vivos, 1998).
Diario de bordo: libro de bitácora (La Luna Que, 2002).
Fragmentos de la noche (La Luna Que, 2003).
El escultor (La Luna Que, 2004).
Abismo de ausencia (La Luna Que, 2005)
Nudos de sombra (La Luna Que, 2006)
El navegante / O navegante, edición bilingüe gallego castellana (La Luna Que, 2009)
Monocordia, póstumo (La Luna Que, 2010).

Narrativa:

El crimen de los carboneros, cuento (La Luna Que, 2006).
Yo, el esmoquin, novela (La Luna Que, 2008).

Algunas antologías que recogen fragmentos de su obra:

Premios Nicolás Guillén, Poetas argentinos contemporáneos, Premios Leopoldo Lugones, Centro de Letras San Telmo, Veinte voces destacadas, Piedra de sol, Libro de bitácoras (El editor americano), Hágase la poesía (El editor americano), Semillas y frutos (El editor americano), Diccionario Hispanoamericanos Contempo-ráneos (El editor americano, sel. Oscar Abel Ligaluppi), Poetas argentinos Contemporáneos (Tomo V, Eleusis, sel. Nina Thürler), 18 poetas argentinos de fin de siglo (Eleusis, sel. Nina Thürler), Antología Grupo Zahir 1996 (Sel. Liliana Díaz Mindurry), Antología homenaje a Arturo Cuadrado (Botella al mar, sel. Alejandrina Devescovi), Poesía hacia el nuevo milenio (Tomo II, La Luna Que, sel. Ricardo Rubio), Café literario de Buenos Aires (Comp. Josefina Arroyo y Patricia Bence, Poemas a Nai (Galicia, sel.Xesús López Fernández), Dársena Sur (Servilibro/La Luna Que, Paraguay, 2004), Tinta Buenos Aires (Cuentos, La Luna Que, 2004), Las voces que somos (La Luna Que, 2005), Icosaedro (La Luna Que, 2007), Testimonios del presente (La Luna Que, 2008).

AQUÍALLÁ – Cuadernos de Cultura Nº 4

a4x20, 44 pag.

Leyenda editorial: Sagital (julio de 2005).

Director: Julio Bepré. Secretario de redacción: Carlos Enrique Berbeglia.

Intervienen: Héctor Miguel Ángeli, Rubén Balseiro, Norberto Barleand, Daniel Battilana, Luis Calvo, Julio Castellanos, Julián Del Campo, Magdalena D’Onofrio, Adrián Gale, Amadeo Gravino, Luis Iadarola, Enrique Pagani, Olga Reni, Ricardo Rubio, Beatriz Schaefer Peña.

Arte de contratapa: Juan Carlos López.

—————–

EDITORIAL de este número:

http://epanadiplosis.wordpress.com/2011/08/07/umbral-por-carlos-enrique-berbeglia/

NOTAS PARA UN RELATO, de Amadeo Gravino

Notas para un relato

11x17, 32 pag.

Poesías (2010).

POESÍA HACIA EL NUEVO MILENIO – ANTOLOGIA DE POETAS ARGENTINOS, TOMO I

 

14x20, 156 pag.

Poesía (1999). Prólogo de Graciela Maturo. Arte de tapa: Hilda Mans.

Integrada por: Antonio Aliberti,Emilse Anzoátegui, Julio Bepré, Laura Calvo, Luis Raúl Calvo, César Cantoni, Alba Correa Escandell, Roberto Di Pasquale, Mariano García Izquierdo, Marcela Giacobbo, Roberto Glorioso, Miguel Ángel González, Amadeo Gravino, Pedro Grieco, Jorge Ariel Madrazo, Hilda Mans, Luisa Peluffo, Alberto Luis Ponzo, Ricardo Rubio, Alejandro Schmidt, Andrés Utello y Susana Valenti.

TESTIMONIOS DEL PRESENTE, Antología poética

 

14x20, 152 pag.

 

Octubre de 2008. Arte de tapa: Óleo de Mónica Caputo.

Poetas: Héctor Miguel Ángeli, Rubén Balseiro, Santiago Bao, Gino Bencivenga, Luis Raúl Calvo, Mónica Caputo, Carlos Norberto Carbone, Susana Cattaneo, Silvia Marina Crespo, Domingo De Cristofaro, Marta Dulce, Jorge Luis Estrella, Héctor Faga, Roberto Glorioso, Amadeo Gravino, Jorge Hirsch, Carlos Kuraiem, Alicia Grinbank, Susana Lamaison, Hilda Mans, Élida Manselli, José Martínez-Bargiela, Graciela Maturo, Raúl Pérez Arias, Alberto Luis Ponzo, Horacio Preler, Ricardo Rubio, Enrique Sandri, Gustavo Soler, José Emilio Tallarico, Gustavo Tisocco, Amanda Tomalino y Andrés Utello.

CRÓNICAS DE LA INFANCIA, de Amadeo Gravino

11x16, 32 pag.

Poesía.

VARIACIONES SOBRE BEATRIZ, de Amadeo Gravino

14x20, 16 pag.

Poesía (2004).

Arte de tapa: Ricardo Rubio.

TANGOS DE OTOÑO, de Amadeo Gravino

14x20, 16 pag.

Poesía (2001).

AMOR EN VUELO, de Amadeo Gravino

12,5x20; 28 pag.

Poesía (2006, Colección Dorada).

———

CONTRATAPA

El haiku es uno de los capítulos más sensibles de la literatura japonesa. Adquirió su forma actual a finales del s. XV y debe su nombre definitivo al poeta y ensayista Shiki (1867-1902).
Amadeo Gravino ingresa, con los poemas de Amor en vuelo, al mágico mundo de las imágenes y los sentimientos más sublimes que pueden proveer los haiku, no simplemente desde el paisaje
que se ve, sino también desde aquel que el ojo proyecta. Reuniendo dos voces para un mismo canto, funde sus versos libres a la milenaria estética con un vuelo de amor.

                                                                                                                   Ricardo Rubio

A/PENAS UNA CANCIÓN, de Amadeo Gravino

14x20, 16 pag.

Poesía (2001).

CUADERNO DE TRABAJO, de Amadeo Gravino

Amadeo Gravino

12x21, 28 pag.

Poesías (2007).

.

La sapiencia poética de Amadeo Gravino (Prólogo de Graciela Maturo)

Este cuaderno de trabajo de Amadeo Gravino nos sorprende con la variedad de su contenido y la unidad de su mensaje. Contiene anotaciones, poemas breves, citas, aforismos, gotas de sabiduría poética que confirman una vez más su vitalidad intelectual y creadora, y su permanente aprendizaje a través de la poesía.
Quienes  pensamos que el poetizar es un modo de vida y una vía privilegiada de conocimiento, reconocemos con alegría los pasos de un poeta como Amadeo, que en una trayectoria ininterrumpida de más de treinta años ha prodigado los frutos de su percepción, afectividad y ejercicio imaginario a través de poemas, obras de teatro y trabajos críticos. Mientras disfrutaba de sus publicaciones anteriores pude valorar su voz totalmente original, su modalidad personalísima para expresar un dolido y alborozado sentimiento de la vida, su amor por las cosas y los seres del mundo, su nostalgia de otra realidad. Reconocí su temple humanista, fundado en una filosofía del amor que no ha sido incorporada sólo en forma libresca,  pese a sus reconocibles lecturas, sino que se descubre acorde con una intuición despierta, receptiva, atenta a la revelación de cada día. La fruición de lo bello no le impide a Amadeo experimen-tar el dolor de vivir, que su palabra transmuta en ritmo, luz, armonía. Su poesía arraiga hondamente en un sentimiento cósmico que da sentido a la existencia y el canto.
Una nítida voluntad estructural ha agrupado estos textos breves en 5 capítulos, en cada uno de los cuales aparecen aforismos o grajeas poéticas. Los apartados III y V por su parte, son especialmente poéticos: condensan la percepción del instante vivo en breves líneas próximas al haiku por su capacidad de síntesis, o bien conforman totalidades más amplias, centradas en una motivación temática o verbal. Caracteriza a estos poemas su levedad, su movilidad, la capacidad de captar en una imagen lo que confiere gracia a una hora cualquiera, lo que destella en la apariencia común de las cosas. Gravino tiene el don de captar lo bello, lo instantáneo y fugaz de la cotidianidad visitada por la belleza. Lejos de toda solemnidad, él recorre los rincones de la ciudad provisto de una cámara a la manera de Blaise Cendrars, descubriendo ocultas relaciones entre las cosas aparentemente mudas y alejadas. Su poesía es un canto a la vida, una lección de humanidad que reúne lo grande y lo pequeño, lo sublime y lo cómico en su enternecedora condición terrena.
Ofrece también, en esta bella obra, una serie de citas literarias anotadas con el espíritu de una reflexión crítica, que exponen coincidencias o simplemente señalan la apropiación espiritual, por el autor, de cierto legado filosófico. Estas citas, provenientes de otros poetas, o de libros sagrados de distintos pueblos, señalan el bagaje cultural de Gravino pero, más profundamente, nos hablan de la superación del gesto rupturista moderno por un retorno al origen, a la semilla.  Alguien que se identifica con la filosofía del haiku o la de los Vedas, se pronuncia por una visión mágica del mundo y se mantiene al margen del escepticismo o el decadentismo que impregnan gran parte de la atmósfera poética actual. Por otra parte esas citas vienen a coincidir profundamente con la vivencia personal del poeta, que siente el olor del aire, fija el trazo de un pájaro en el cielo, o da cuenta de la  mirada de una muchacha como quien consigna los acontecimientos más fundamentales.
Tal como siempre ocurre en las obras de Amadeo, no es sólo la vida inmediata, o el fulgor de los objetos naturales lo que ha inspirado su expresión sorprendente y certera, sino muy a menudo el panorama amplio de la cultura, la realización estética, la música, la pintura. Es muy interesante observar cómo él va dibujando los escenarios de su propia experiencia, y los motivos de su pensamiento poético. Por otra parte, como todo poeta moderno concentrado sobre su propio quehacer, Gravino nos va dando una poética, una suma de observaciones sobre la poesía, y en especial sobre su poesía, su concepto de la palabra y el arte. Así este volumen se enriquece con el continuo trabajo de una razón creadora que se mira a sí misma en el acto de crear, y se complementa con su propia reflexión, apoyándose a su vez en otras reflexiones. Su poética se ve esclarecida desde una viva inteligencia.
Quiero reiterar finalmente lo dicho sobre el amor en la poesía de Amadeo Gravino. Su intensa afectividad, que valoriza y elige momentos perceptivos e imaginarios, ha entablado un pacto con el misterio real, que impide su apar-tamiento crítico y aún la ironía, hoy tan en boga entre mu-chos poetas. La suya, si existe, queda apenas como un dejo nostálgico que asoma en medio de su despliegue vital, erótico. Tantálico era un adjetivo que usaba en estos casos Enrique Molina. Gravino ama el mundo, y por amarlo él lo comprende y puede cantarlo, aún en medio de la  injusticia de los hombres, la pérdida de sentido que amenaza la vida ciudadana, los errores, las atrocidades. Gravino, guiado por su pertenencia cósmica, que es un modo de la fe, opta abiertamente por la razón poética. Elige la magia del vivir y la confianza en el arte como rumbo de revelación y salvación.
Vista de este modo la poesía, si bien no resuelve, ni aspira a hacerlo, los enigmas intelectuales y las iniquidades morales que acosan al hombre, le ofrecen una respuesta implícita que nutre su sensibilidad y estimula su imaginación, acercándolo a cierta forma de felicidad. El canto, la música, la imagen, el ritmo, son claves en el asedio a la multifacética y esquiva realidad, que hacen posible el paso de la conciencia desdichada a la gozosa conciencia del artista. Eso quería decir el gran poeta John Keats cuando exclamaba: Un hecho de belleza es un goce para siempre.
Al regalarnos este nuevo recado de su sabiduría poética, Gravino nos hace partícipes de un acto de amor, que nos ayuda a  vivir en las horas inciertas de la historia.

Graciela Maturo

.

ACERCA DEL AUTOR

Amadeo Gravino nació en Buenos Aires, en 1945. Es poeta, crítico literario y autor de teatro. Sus últimos títulos en poesía son: buenos aires-internet (2000); Como un nocturno de Chopin (2001); Tangos de otoño (2001); A/penas una canción (2001); Crónica del crepúsculo (2002); Del amor y la ciudad (2003), Variaciones sobre Beatriz (2004), Paraísos de la tristeza (2004); Notas de agenda (2005); Leyendas de Troya (2005); Amor en vuelo (2006). Integra distintas antologías. Tiene publicada obra crítica en el libro Papeles dispersos (1996). Estrenó varias obras de teatro: La cautiva; Canciones y poemas con princesa; Opus a Buster Keaton; Tangopoemas x 3; Las aventuras de Macbeth y La trágica odisea del Rey Lear, estas dos últimas, versiones libres de textos de W. Shakespeare.

.

Contratapa de Ricardo Rubio:

Amadeo Gravino siente (y sabe) que la palabra es un signo que busca revelar la mirada y su inmediata sensación. Escudriña las provocaciones del medio e intuye; advierte su estado, su deseo, y elige.
La referencia natural o las lecturas, como disparadores, con sus elecciones y rechazos, develan una dirección subjetiva que se hace plena en la imagen y en los corolarios de su atento juicio. Se autentica uno con la alegoría; se sabe todos con su alusión.
En este Cuaderno de trabajo, que es la continuación de los muchos que enriquecen la obra de Amadeo, el amor y la imagen asumen el trabajo motor y buscan el espacio donde el eco del razonamiento sesudo quede resumido a sus aderezos y desde ellos sugiera la emoción y la calidez despojada, la que hallamos en la instantánea de Ungaretti o, como cita Graciela Maturo en el prólogo, en el sabor sublime de los haiku.
De la mucha poesía que asoma en estas composiciones, destaco el clima emocional que provoca un estremecimiento de  espe-ranzada salvación por la belleza.
Ricardo Rubio


LEYENDAS DE TROYA, de Amadeo Gravino

Amadeo Gravino

11x17, 40pag.

Poesía (2005).

Leyenda editorial: Sagital.

PALABRAS COMO FOTOS, de Amadeo Gravino

Palabras como fotos

14x20, 56 pag.

Poesía (1997).